Análisis de agua: ¿en qué consiste y para qué sirve?

Escrito en Agua y Café el por .

análisis de agua

¿Habéis pensado alguna vez en el agua que compramos y consumimos? Preguntas como, ¿de dónde viene? o ¿qué hacen con ella antes de embotellarla? Sin embargo, todo el mundo tiene algo más o menos claro: el agua que bebemos, y el agua original, no es la misma.

El agua, al estar en contacto con la tierra en su estado natural, va alimentándose de las materias extrañas que encuentra a su paso. Así, el agua en estado puro, es decir, el agua ‘natural’ que podemos encontrar en medio de la naturaleza, en muchas ocasiones no es apta para el consumo humano, pues el líquido no sólo trae consigo sustancias de la tierra, sino que también adquiere las bacterias de los animales salvajes que beben de ella; por no hablar que, si repasamos el ciclo del agua, por sorprendente que parezca, el agua también bebe de los componentes gaseosos (y contaminados) de la atmósfera.

Este agua, por lo tanto, no puede ser entregada al consumidor sin más. Por el bien de su salud, el agua pasa por un proceso de depuración y sanación, que vendrá determinada según su grado de contaminación, que puede averiguarse mediante un llamado análisis del agua.

 

 

¿Qué es un análisis de agua y cómo se realiza?

Dicho análisis, es un proceso químico en el que se extrae una buena muestra del líquido a analizar (dependiendo de la extensión del estudio, se puede llegar a necesitar hasta 1,5 litros). A partir de esa muestra, se determinará su calidad.

análisis de agua

No obstante, según las Guías para la Calidad del Agua Potable de la Organización Mundial de la Salud, no hay que llevar a cabo un exhaustivo proceso de detección de todos y cada uno de los agentes patógenos, ya que hacerlo requeriría un tiempo excesivamente largo y su procedimiento sería demasiado complejo (OPS, 1988). Por lo cual, es suficiente identificar ciertos microorganismos que son perjudiciales para la higiene y sanidad humana: los llamados indicadores bacterianos de contaminación.

Es fundamental hacer un listado con el porcentaje de la cantidad de estas sustancias, porque comparándolas con los valores estandarizados indicados en la normativa de la calidad del agua, ello nos dará la clave para saber cuán contaminado (o no) está el H2O.

Como consumidores, es importante saber que el producto que vamos a adquirir es de máxima calidad, por nuestra salud y bienestar. Es por todo ello, que confiar en una empresa profesional, que asegure el control y el análisis riguroso del agua que vamos a consumir, es crucial para nuestra tranquilidad y nuestra vida, como Agua Eden, empresa líder en su sector desde hace 16 años.

 

Agua Eden sigue unos rigurosos pasos para examinar y garantizar la seguridad de la calidad del agua a sus clientes. Es por ello que ha sido avalada con diversos certificados de calidad, tales como: el del Laboratorio Oliver Rodés sobre la calidad del Control Sistemático, lo que asegura que el producto es de máxima calidad; la Certificación ISO 9001 sobre la garantía de calidad de todos los procesos de trabajo; o la Certificación ISO 14001 sobre el respeto por el medio ambiente, convirtiéndose Agua Eden en la primera empresa de su sector en conseguirla.

Conocer una empresa así, que es rigurosa con los análisis por los que ha de pasar el agua, crea una tranquilidad interior al consumidor, porque sabe que no está consumiendo cualquier cosa: está consumiendo lo mejor que hay en el mercado.

 

Post relacionados:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *