Cómo saber cuándo debemos beber agua

Escrito en Bienestar en la oficina el por .

La importancia de beber agua como algo habitual en nuestra vida resulta más increíble de lo que podamos pensar. No podemos olvidar que estamos hechos en buena parte de agua: entre un 60 y un 70% de nuestro organismo es agua o, dicho de otro modo, mucho más de la mitad.

Tanto en verano como en el resto de estaciones del año, todos nosotros, grandes, más grandes y pequeños, deberíamos beber agua de forma diaria sabiendo lo esencial que ello resulta para nuestra salud. En especial cuando hay altas temperaturas y situaciones más extremas.

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: “Felicidad en el trabajo”
 

El cuerpo nos habla

Cuando no estamos suficientemente hidratados el cuerpo nos habla, es decir, nos indica de distintas formas que algo no funciona correctamente. Por lo tanto, es interesante saber que pueden aparecer señales que el cuerpo transmite sobre la falta de agua en nuestro organismo, y que éstas pueden variar según cada cuerpo y persona. Algunas de las más significativas y comunes son:

  • Sequedad y pérdida de elasticidad de la piel
  • Cansancio prolongado.
  • Falta de concentración .
  • Dificultad para respirar.
  • Boca reseca.
  • Sensación de sed constante.
  • Espasmos musculares.
  • Dolores de cabeza y migraña.

Si pese a los síntomas iniciales, la falta de agua en nuestro organismo se prolonga puede dar lugar a patologías más severas que pueden llegar a cronificarse: caída del cabello, colesterol, asma, alergias o infecciones urinarias.

cuando beber agua

Aunque es posible aguantar bastantes días sin ingerir alimentos, lo cierto es que el ser humano ya empieza a notar síntomas de deshidratación como dolor de cabeza o pérdida de concentración al cabo de unas pocas horas sin ingerir líquidos. Bastarían únicamente un par de días sin tomar nada de agua para empezar a sufrir un problema grave de deshidratación, el cual podría acarrear severas complicaciones de salud, pudiendo llegar a convertirse en irreversibles.

Con el agua, todo son beneficios

En cuanto a todo lo bueno que el agua nos aporta, es interesante saber que: aumenta nuestra energía, mejora la digestión, mantiene la piel saludable…es decir, mejora todas esas señales de alarma que mencionamos anteriormente, devolviendo al cuerpo su fuerza interior y consiguiendo así que todas las funciones trabajen de la manera más óptima posible.

Por otro lado, además de eliminar los deshechos de las células, también nos aporta los nutrientes necesarios, regula nuestra temperatura corporal y nos ayuda a digerir mejor la comida. No cabe duda que los beneficios del agua son incalculables, por lo que es de vital importancia beber agua a diario, aunque no nos apetezca demasiado o no tengamos suficiente sed.

Sin dudarlo, todos los días, y como algo habitual en nuestra dieta, el agua debe formar parte de nuestra vida.

 

Post relacionados:

 

felicidad en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *