¿Cómo se realiza un análisis de agua potable y para qué sirve?

Escrito en Agua y Café el por .

análisis de agua potable

En el agua se encuentra el origen de la vida en nuestro planeta; es, además, un elemento esencial para nuestro cuerpo. Sin embargo, como todos sabemos, el agua natural posee una serie de características que la hacen no apta para el consumo humano.

 

 

¿Cómo llega el agua natural a convertirse en agua potable?

Este proceso se lleva a cabo mediante dos tratamientos:

1) Tratamiento global

Consiste en aplicar diferentes procesos físicos y químicos, como son:

  • Sedimentación
  • Filtrado
  • Tamizado
  • Coagulación

Con estos procesos se separa y elimina las partículas presentes en el agua.

2) Tratamiento especial

Se trata de un proceso de desinfección, que se puede llevar a cabo de dos formas:

  • Cloración

El CI es un poderosos oxidante y desinfectante. Es asequible y fácil de controlar, pero presenta el inconveniente de que aporta un sabor desagradable al agua.

  • Ozono y radiaciones UV

Un procedimiento de coste más elevado pero notablemente más eficaz, sin efectos secundarios como el sabor alterado del agua.

 ¿Qué métodos se usan para la depuración del agua?

Hay dos tipos de depuración: la depuración natural (o blanda) y la depuración tecnológica (o dura).

1) Depuración natural (blanda)

Se basa en reproducir los procesos de auto depuración, pero en condiciones especiales: por ejemplo, la construcción de balsas artificiales.

Estos mecanismos requieren pocos gastos y medios, siendo ideales para abastecer zonas con pocos recursos económicos.

En este proceso de depuración natural destaca el lagunaje, que consiste en la ya mencionada construcción de balsas artificiales y poco profundas que se llenan con el agua a depurar. El agua permanece allí meses mientras se sedimentan los materiales sólidos y degradando la materia orgánica por vía anaerobia.

2) Depuración tecnológica (dura)

Se realiza por medio de un conjunto de mecanismos existentes en las estaciones depuradoras, mediante procesos físicos, químicos y biológicos. El fin es conseguir una concentración o transformación de los contaminantes, para ser eliminados.

En una estación depuradora corriente podemos encontrar:

  • La línea de agua 

Es el camino que recorre el agua desde su llegada a la instalación, pasando por distintos tratamientos, hasta su vertido final en el receptor.

En una primera etapa de desbaste se eliminan los elementos sólidos de mayor tamaño y peso, por medio de un pozo de gruesos y de una cuchara anfibia. A continuación se eliminan los sólidos grandes flotantes, reteniendo seguidamente los sólidos flotantes mayores de 10 milímetros.

  • Eliminación de sedimentos

En este tratamiento se trata de eliminar la materia flotante sedimentable, para lo cual se emplean decantadores donde sedimenta, por acción de la gravedad, una buena parte de la contaminación.

  • Depuración del agua (potable)

El tratamiento final es el que hace apta esta agua natural para nuestro consumo, como agua potable en toda regla, tras unos procesos estrictos de purificación.

Este tratamiento proporciona una alta pureza al agua a través de ósmosis, intercambio iónico y oxidación, entre otros.  Después de esto el agua es almacenada para ser devuelta al medio natural.

análisis de agua potable

A partir de este punto, cada empresa de embotellamiento de agua mineral elige su manantial o balsa de la que extraerá el agua para pasarla por un segundo proceso de depuración: en este caso, para convertir el agua potable en agua mineral, de mineralización débil.

Las aguas de manantial pasan controles muy estrictos antes de ser accesibles para su consumo. Que dicha agua de manantial cumpla los requisitos exigidos por la normativa y que esté inscrita en el Registro General Sanitario de Alimentos es imprescindible para que pueda ser envasada y comercializada. Además, estas aguas se incluyen- junto a las aguas minerales- en la lista de aguas reconocidas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Por supuesto, siempre es necesario hacer análisis del agua potable para comprobar, en todo momento, que estamos consumiendo un agua 100% saludable para nuestro organismo.

 

¿Qué se examina en un análisis de agua potable?

  • Aluminio
  • Amonio
  • Antimonio
  • Arsénico
  • Benceno
  • Boro
  • Bromato
  • Cadmio
  • Carbono orgánico
  • Cloro combinado residual

Las características físicas, químicas y biológicas del agua natural impiden su consumo en alimentación; para ello, es sometida a este estricto y meticuloso proceso de depuración que la convierte en agua potable y 100% saludable, lista para nuestro consumo diario.

 

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *