Cosas que no deben faltar en tu dieta de verano

Escrito en Alimentación y recetas, Noticia el por .

Todos sabemos lo importante que es buscar nuestro bienestar. ¿Qué mejor forma hay de empezar que tener hábitos saludables, como una alimentación sana?

Es normal que en verano nos propongamos llevar una dieta sana: es una época del año en la que nos preocupa nuestro físico y por ello nos ocupamos más en nuestra alimentación.

Pero, ¿por dónde empezar? ¿Qué cosas no deberían faltar en tu dieta de verano?

Quédate a leer algunos consejos que hemos seleccionado para ayudarte a llevar una dieta de verano completa y saludable.

 

 

Alimentos menos calóricos

En verano las comidas pesadas cuestan más de digerir y a menudo tenemos problemas de acumulación de gases. En esta época del año conviene comer alimentos poco calóricos y ligeros, que ayuden a nuestro estómago a funcionar con suavidad.

En vacaciones comemos con frecuencia fuera de casa (a menudo rápido y mal), y es bueno contrarrestar esto con una dieta saludable en casa. Prescinde de comidas precocinadas y dedica unos minutos al día a preparar sencillas recetas caseras.

Gazpacho, macedonia, pescado a la plancha, tapas de salmón ahumado, ensalada de espárragos…hay muchas posibilidades; todas ellas deliciosas y llenas de sabor.

Alimentos frescos

Elige alimentos frescos y crudos. En verano apetecen recetas frescas que se puedan servir en frío (reposando en el frigorífico antes de servir); juega en la cocina con barritas de cangrejo, legumbres, maíz, atún en lata, pimientos, fruta, salteados de verduras fritas y crujientes…

Un pescado a la plancha con rodajas de tomate y aros de cebolla horneados, una escalibada, una ensalada de espárragos…prepara recetas con alimentos refrescantes que además te aportarán mucha fibra (algo que agradecerá nuestro cuerpo en nuestro período de vacaciones, cuando nos movemos de aquí para allá y comemos en todas partes, algo que nos provoca estreñimiento).

dieta verano

Recetas ligeras y saludables

Las ensaladas son las reinas del verano: ofrecen miles de posibilidades, ya que puedes incluir todos los ingredientes que te apetezcan.

Da rienda suelta a tu creatividad en la cocina y prepara ensaladas de lo más variadas, con lo que tenas en la nevera o comprando ingredientes expresamente: lechuga, pasta, atún, maíz, zanahoria en tiras, remolacha, nueces, manzana troceada, cebolla, tomates… ¡todo es bienvenido!

Estas combinaciones son muy sabrosas y aportan muchísimas vitaminas y proteínas, debido a la gran variedad de alimentos en un solo plato. Son recetas que nos llenan el estómago, nos sacian y su porcentaje de calorías es muy bajo.

Alimentos clave para el verano

La palabra clave en una dieta de verano es: fruta. Si eres una persona que crees que las frutas son aburridas es que no conoces las posibilidades que éstas ofrecen a la hora de inventar recetas deliciosas de verano.

Desde la clásica macedonia (una explosión de vitaminas, fibra y azúcares naturales para nuestro cuerpo), pasando por los zumos naturales (preparados en casa, sin colorantes ni conservantes), llegando a postres como gelatina casera de tu fruta favorita o granizados (zumo congelado y picado en trocitos de hielo).

También podemos preparar postres más selectos y elegantes, como cremas de fruta, tartas de fruta, coulis, batidos o incluso purés. La fruta es una auténtica delicatesen, además de ser uno de los alimentos más sanos y nutritivos que existen.

Una buena hidratación para combatir el calor

En este punto la fruta sigue siendo nuestra mejor aliada: las frutas de verano son especialmente jugosas y dulces, perfectas para suplir desventajas del verano como la deshidratación o la bajada del azúcar en el cuerpo.

Pero sin duda lo más importante, para hidratarnos en nuestra dieta de verano, es beber mucha agua. Llevar siempre encima una botellita es importante; el sol y el calor intenso deshidratan nuestro cuerpo con rapidez, y podemos llegar a sufrir mareos, insolaciones, desmayos o incluso fiebre alta si no tenemos agua fresca a mano.

Recuerda acompañar tus recetas de verano con agua fresca, zumo natural, o también refrescos, ¡pero ten cuidado de que no contengan demasiado azúcar!

¿Verdad que es sencillo llevar una dieta de verano? Prueba estos consejos que te hemos dado y descubre las ventajas de comer sano y ligero en verano ¡sin perder ni por un segundo el placer de comer!

 

Post relacionados:

 

felicidad en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *