El concepto de responsabilidad social empresarial y beneficios asociados

Escrito en Responsabilidad social corporativa el por .

Cada vez son más las empresas que incluyen en sus estrategias globales la responsabilidad social corporativa (RSC) o responsabilidad social empresarial (RSC), incorporando acciones, objetivos y planes de gestión de carácter social o de cuidado del medio ambiente que den respuesta  a las preocupaciones de sus grupos de interés (stakeholders en inglés) y de la sociedad en general.

Ámbitos y acciones de responsabilidad social

La RSC trata de incidir positivamente en aspectos muy amplios como: las injusticias sociales, las desigualdades económicas, la protección del medio ambiente y la potenciación del desarrollo sostenible.

Las posibilidades son muchas e incluyen compromisos en diversos aspectos como la cohesión social, la lucha contra la marginación o la violencia de género y el respeto a la naturaleza y al medio ambiente. Esto implica unas líneas de actuación en el ámbito empresarial y de los negocios guiadas por valores como la ética y la transparencia.

Crear una fundación de ayuda a las mujeres o niños maltratados, ayudar a los colectivos en riesgo de exclusión social, realizar acciones de inclusión escolar de alumnos con alguna discapacidad física o psíquica, recuperar un barrio degradado o comprometerse activamente con el medio ambiente. Estos son sólo algunos ejemplos de acciones concretas RSC, pero podríamos citar muchísimos más y aún quedaría un amplio margen para la innovación y los proyectos originales.

La necesidad de definir una estrategia de RSC

Para que sean útiles y sirvan efectivamente para llevar a cabo un bien para los individuos que lo necesitan y la sociedad en general y, al mismo tiempo, resultar beneficiosos para la empresa, la RSC debe responder a una estrategia coherente y bien planificada.

No hay estrategia sin objetivos, por lo tanto en cualquier programa de RSC se debe tener muy claro qué se quiere conseguir y con qué propósito. También es muy importante enfocar las acciones en las preocupaciones de los clientes o grupos de interés que estén más ligados a la empresa. Para ello es fundamental un trabajo de investigación previo y si se detecta que un porcentaje considerable de nuestros clientes muestra inquietudes, por poner un ejemplo, en relación al medio ambiente, ya tendríamos una buena pista sobre el tipo de acciones a ejecutar.

Los siguientes pasos serán establecer un programa de proyectos concretos, con fechas de ejecución, recursos necesarios, personas responsables, etc. y, por último, comunicar  eficazmente todas las acciones ejecutadas, tanto a los propios trabajadores como a los clientes reales y potenciales y la sociedad en general.

Beneficios de la RSC

Son muchos los beneficios para las empresas de la puesta en marcha programas de RSC, los cuales influyen positivamente en conceptos tan diversos como la productividad, el ambiente laboral o la imagen de la empresa:

  • Aumento de la satisfacción de los empleados y sobre todo de su identificación con la empresa.
  • Mejora de la implicación y motivación de los trabajadores y de la calidad de su trabajo.
  • Se favorece el trabajo en equipo y el buen clima laboral.
  • Ayuda a retener los mejores talentos y conseguir mejores índices de productividad y rentabilidad.
  • La imagen de la empresa entre proveedores, clientes y la sociedad en general sale reforzada.
  • Se genera publicidad gratuita, puesto que las acciones de RSC aparecen en medios especializados y generales.
  • Es posible obtener desgravaciones fiscales por colaborar económicamente con determinadas organizaciones y proyectos benéficos.
  • Se logra ventaja frente a la competencia.
  • Posibilita la atracción de aquellos inversores que valoran positivamente que la organización se encuentre bien posicionada socialmente.
  • Se reducen costos, puesto que el reciclaje y las medidas de ahorro de energía evitan gastos innecesarios.
  • Preparación ante futuras legislaciones. Muchas medidas voluntarias de protección del medio ambiente acaban convirtiéndose en obligatorias por ley. Las empresas que ya las han tomado, ganan tiempo y se evitan tener que realizar adaptaciones e inversiones de última hora de manera urgente y precipitada.

beneficios de la responsabilidad social empresarial

Post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *