Empresa responsable, empresa rentable

Escrito en Responsabilidad social corporativa el por .

iStock_000006476620_Large Según la definición establecida por la Comisión Europea, la responsabilidad social  corporativa es la responsabilidad que tienen las empresas por sus impactos en la sociedad. Toda empresa por el simple hecho de existir tiene impactos sociales, ambientales y económicos. Pero, ¿A dónde reside realmente la auténtica responsabilidad social corporativa?

La respuesta es sencilla, aplicar una RSC real consiste en realizar esfuerzo por minimizar esta huella y reducir los impactos negativos, maximizando los positivos:

  • Un ejemplo de impacto social positivo consiste en incentivar el desarrollo de la comunidad donde la empresa opera, barrio, ciudad o país, según la extensión de su actuación, mientras que un ejemplo de un impacto social negativo es utilizar mano de obra infantil.
  • Un ejemplo de impacto ambiental positivo consiste en trabajar con materiales reciclados, mientras que uno negativo, podría ser la experimentación con animales o el vertido incontrolado de desechos a un río o al mar.
  • Un ejemplo de impacto económico positivo consiste en generar rentabilidad para las empresas de servicios asociadas, mientras que un ejemplo de impacto económico negativo general, podría ser la corrupción.

En muchas empresas la responsabilidad social se concibe como una obligación, es decir, un requisito que hay que cumplir con el fin, quizá, de obtener una certificación o sello, aunque en realidad, para ser una empresa con RSC, hay que practicar con el ejemplo de forma constante y comunicar sus acciones al respecto.

Cualquier empresa puede aplicar la RSE. No se trata de actuaciones llevadas a cabo solo por grandes empresas, también las PYME pueden aplicarlas, solo tienen que adaptarlas a la realidad particular de su empresa.

Además, ser una empresa responsable puede resultar muy rentable, aunque esta rentabilidad no consiste solo en ser reconocida como tal (lo que determina alrededor del 45% de la reputación corporativa); sino que también reside en otros factores importantes, como pueden ser, entre otros muchos beneficios:

  • Un ahorro en materias primas y logística.
  • Unos productos innovadores con claras ventajas competitivas
  • Un ahorro económico considerable.
  • Una muestra de la lealtad y compromiso de los colaboradores.
  • Un desarrollo de productos que pueden ser beneficiosos para segmentos específicos de la población.

Post relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *