Fuentes de agua oficinas, buenas cuentas de lechera

Escrito en Agua y Café el por .

El número de fuentes agua para oficina que se necesita en un centro de trabajo determinado para facilitar la hidratación de toda la plantilla depende en gran medida del tipo de fuentes que se quiera instalar.

Si se eligen fuentes de agua conectadas a la red de abasto público y que funcionen con el sistema de purificación de agua basado en la ósmosis inversa, el flujo de agua es constante y, por lo tanto, no hay riesgo de falta de suministro, porque el caudal de la red es el mismo que el de la fuente de agua.

Sin embargo, si se trata de fuentes de agua que funcionan con botellones recargables, hay que tener en cuenta la media de consumo diario de agua que se hace en la oficina, así como el número de trabajadores, con el fin de calcular cuántos botellones se necesitan y poder programar así con qué frecuencia hay que pedir recargos a la compañía subministradora.

Este tipo de fuentes casi siempre disponen de depósitos de una capacidad aproximada de veinte litros, aunque también hay máquinas de agua más pequeñas, que funcionan con depósitos de unos cinco litros. En definitiva, el consumo total tendrá que estar relacionado con el de las reposiciones contratadas con la compañía y con el stock de botellones disponibles en el almacén.

En cuanto al consumo de agua por trabajador, en situaciones normales, una persona puede beber del orden de cinco vasos de agua en una jornada de ocho horas de trabajo. Esta referencia base de cinco vasos equivale, por lo tanto, a un mínimo de un litro. De esta forma, al multiplicar la cantidad de trabajadores por litro, y teniendo en cuenta el número de litros contenidos en cada botellón, se obtiene el número de botellones necesarios en una jornada para satisfacer las necesidades de una oficina (por ejemplo, un litro por diecinueve trabajadores es igual a un botellón de agua diario).

Por último, en este cálculo siempre hay que añadirle la denominada ‘población flotante’, que corresponde a las personas que no trabajan de forma habitual en la oficina, pero que pueden consumir agua, como los clientes, los proveedores y las posibles distintas visitas. Por consiguiente, es importante agregar este margen de más para obtener una estimación más exacta del consumo de agua total diario, semanal y mensual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *