La actual incidencia del estrés en el entorno laboral y cómo combatirlo

Escrito en Noticia el por .

estrés laboral

El estrés es una consecuencia directa de la sociedad en la que vivimos, en la que cada día nos vemos sometidos a más exigencias, presiones y prisas a las que tarde o temprano no somos capaces de dar respuesta. Podemos definirlo como un estado de fatiga que se manifiesta a través de una serie de trastornos físicos y psicológicos. El estrés se relaciona con las respuestas fisiológicas y psicológicas de un individuo ante los estímulos y demandas de su entorno.

La respuesta de estrés es un riesgo laboral muy importante en el mundo actual. El sentirse estresado depende tanto de las demandas del medio externo como de nuestros propios recursos para enfrentarnos a él. La exposición a situaciones de estrés provoca las respuestas del cuerpo, que consisten en un aumento de la activación fisiológica y cognitiva. El cuerpo es muy sabio.

Si la respuesta de estrés es demasiado frecuente, intensa o duradera, puede tener consecuencias negativas en nuestro organismo. Empieza a ser preocupante cuando nuestro cuerpo y/o mente no puede mantener durante mucho tiempo un ritmo constante de actuación por encima de sus posibilidades. Si se prolonga demasiado dicha respuesta, más allá de unos límites que son distintos para cada persona, se producirán serios trastornos a diferentes niveles.

Las consecuencias del estrés laboral son múltiples en tres planos distintos: fisiológicos, cognitivos y motores. Por suerte, hoy día existen varias técnicas de control de estrés de demostrada eficacia.

estrés laboral

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: “Ergonomía en el trabajo”
 

La clave fundamental radica, básicamente, en la actitud que tenga cada persona en su manera de vivir. No hay que olvidar que los pensamientos de un individuo influyen en sus sentimientos y estos en su comportamiento. Resulta importante, también, que el trabajador haga el esfuerzo de ver siempre el lado positivo o bueno de las situaciones a las que le toca enfrentarse, puesto que esta actitud ayuda a generar movimiento y facilita el aprendizaje en el tiempo. Ser negativo, en cambio, lleva al estancamiento y a los escasos y malos resultados.

Algunos trucos para ayudar a combatir el estrés

  • Llevar una vida saludable. Esto implica alimentarse e hidratarse adecuadamente. 
  • Practicar deporte. Unido a lo anterior, la recomendación es hacer algún deporte o ejercicio regularmente, para mantener un estado físico óptimo que permita a la persona sentirse bien.
  • Ser asertivo y saber escuchar.  Esto significa saber expresar lo que se siente o piensa en un momento determinado y de una manera adecuada, sin ofender o agredir al resto de los individuos. Al igual que muestra respeto y educación.
  • Destinar tiempo para uno. Ya sea para la lectura, música, cine o algún pasatiempo que permita salir de la rutina, entretenerse o, simplemente, compartir con quienes tienen el mismo interés.
  • Aprender de los errores y fracasos. Una de las actitudes que contribuye a ser positivo es la capacidad de sacar lecciones de los tropiezos que uno tiene en la vida.
  • Cultivar buenas amistades. Esto significa rodearse de gente que sea un verdadero aporte al crecimiento personal y profesional.
  • Ser solidario. El compañerismo y la solidaridad son atributos importantes a la hora de transformarse en una persona positiva dentro de una organización.
  • Ser humilde. La soberbia sólo genera un aura negativa alrededor de una persona haciendo que el resto se aleje de ella y, a la vez, dificulta la capacidad de aprendizaje en el tiempo.

Aunque seamos adultos, a veces nos olvidamos que seguramente aún tengamos muchas cosas que aprender, eso sí, unos más que otros. 

 

Post relacionados:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *