La importancia de la hidratación para rendir en el trabajo

Escrito en Bienestar en la oficina el por .

Si reflexionamos un momento sobre el hecho de que nuestro cuerpo esté compuesto en aproximadamente un 80% de agua, es fácil comprender por qué la hidratación es no sólo importante, sino absolutamente indispensable para mantener un buen estado de salud.

La hidratación a la acción de consumir agua y otros líquidos de forma continua con el objetivo de reemplazar los líquidos naturales que el organismo gasta en diferentes actividades, especialmente cuando se realiza ejercicio, pero también en el trabajo o simplemente en acciones involuntarias como sudar o transpirar. El agua es, por lo tanto, fundamental para nuestro organismo, puesto que tiene un papel protagonista en muchas acciones vitales. El agua es el componente mayoritario de las células del cuerpo y también protege y lubrifica órganos vitales como el cerebro.

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: “Felicidad en el trabajo”
Una de las funciones más importantes del agua de nuestro organismo es transportar los nutrientes a las células del cuerpo, encargándose de retirar de las mismas los residuos o sustancias de deshechos.

hidratación

Si aún no te parece suficiente importante el agua, te recordamos que  La hidratación es el pilar fundamental de las funciones fisiológicas más básicas, como por ejemplo la regulación de la tensión arterial, la temperatura corporal y la digestión.

Todos estos argumentos conducen a la misma conclusión: el agua es un elemento fundamental para el funcionamiento de cualquier ser vivo, por lo cual el peligro de consumir los líquidos del organismo sin que estos sean repuestos puede generar severas complicaciones de salud.

Los beneficios para el cerebro

Entre otros muchos beneficios, una correcta hidratación es importantísima para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Cuando estamos adecuadamente hidratados, las células del cerebro reciben sangre oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.

Una deshidratación, aunque sea leve, pude significar una pérdida de agua que llevaría a reducir del peso corporal de un 1 o 2%, lo que puede afectar la capacidad de concentración. Y si la pérdida es de más de un 2% del peso corporal por deshidratación, puede afectar la capacidad de procesamiento del cerebro y la memoria a corto plazo.

Hidratación y trabajo

Aunque si bien la mayor fuente de deshidratación suele ser la realización de ejercicio o cualquier otro esfuerzo físico, también es verdad que aún permaneciendo en estado de reposo el organismo baja su nivel de hidratación, debido a que los órganos siguen consumiendo los líquidos que componen a los tejidos. Es en ese momento lo que uno siente lo que se conoce como sed.

Los médicos y otros expertos profesionales consideran que una persona debe consumir normalmente entre uno y dos litros de agua por día para reponer aquellos líquidos que son consumidos por el organismo. También alertan sobre el hecho de que la sensación de sed se presenta porque el organismo manda señales al cerebro para que se dé cuenta de ese estado de deshidratación, por lo cual es siempre recomendable consumir líquidos incluso cuando no se tiene sed.

Esto significa que los trabajadores que no requieren esfuerzo físico, como los que están en oficinas, también pueden, en algún momento, tener algún problema de insuficiente hidratación que afecte a su rendimiento o bienestar. La instalación de fuentes o dispensadores de agua es, por lo tanto, totalmente recomendable en cualquier puesto de trabajo.

Post relacionados:

felicidad en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *