La Organización Internacional del Trabajo afirma que mala alimentación reduce hasta un 20% la productividad laboral

Escrito en Bienestar en la oficina, Noticia el por .

Según los resultados de un estudio reciente llevado a cabo por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), además de las múltiples consecuencias negativas que ocasiona a la salud, la mala alimentación reduce hasta un 20% la productividad laboral. Por su parte, varios estudios realizados en EEUU y Canadá avalan esta afirmación y estiman que, además de la pérdida de efectividad laboral, la obesidad provocada por una mala alimentación puede generar entre 1,61 y 1,74% más de absentismo.

A menudo, las largas jornadas laborales hacen que muchas personas acaben relegando a un segundo plano su alimentación, y que no le den la importancia que se merece. La falta de tiempo y de concienciación hace que muchos opten por la comida basura, y se alimenten a veces en el trabajo a base de snacks poco saludables y golosinas varias, que les funcionan como sustentos energéticos momentáneos, pero que realmente no les alimentan como deberían. Por esto es importante seguir las siguientes recomendaciones

  • Elije tentempiés más sanos

A media mañana o media tarde, es mejor optar por una pieza de fruta, o sino, por un snack saludable como unas galletas integrales o de avena, barras de cereales o yogures descremados, entre otros.

  • Si puedes, llévate el tupper

Llevándote la comida de casa, ahorrarás dinero y evitarás las tentaciones de acabar comiendo comida rápida. Así, los menús caseros pueden incluir alimentos menos ricos en grasas y azúcares y optar por preparaciones más ricas en proteínas, como la carne, el pollo, el pavo, el jamón, el pescado, los huevos, un queso bajo en grasa, un yogur desnatado y frutos secos.

  • Cuando no tengas tiempo para preparar la comida opta por un bocadillo

Un bocadillo también puede ser muy sano si se prepara, por ejemplo, con lechuga, huevo y atún. Intenta no acompañarlo con una bebida azucarada, como suelen hacer muchos, y bebe un buen vaso de agua.

  • Hidrátate oportunamente.

Los expertos suelen recomendar beber 8 vasos de agua por día. Por este motivo, conviene siempre tener agua a mano, por lo que lo mejor es tener un vaso o botella bien visible en el escritorio.

  • Defiende la iniciativa en el trabajo

Anima a los directivos de tu empresa a promover unos hábitos alimentarios saludables en el entorno de trabajo, sugiriéndoles que contraten algún servicio de alimentos saludables o que instalen un microondas, por ejemplo.

 Post relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *