La pirámide de motivación de Maslow y cómo aplicarla al entorno laboral

Escrito en Team Building el por .

motivación laboral

Que para conseguir la felicidad se necesitan cubrir ciertas necesidades básicas, ya lo sabíamos. Pero Abraham Maslow en 1943, en su obra Una teoría sobre la motivación humana (en inglés original, A Theory of Human Motivation), nos lo demostró.

La pirámide de Maslow, también llamada jerarquía de las necesidades humanas, es una teoría psicológica que no sólo se aplica de forma individual, sino que es utilizada también en el marketing o en publicidad. Pero, sin duda, el lugar imprescindible donde debe estar aplicada esta teoría es en el trabajo, pues es donde empleamos nuestro 70% del día a día.

 

Empecemos por lo básico: ¿en qué consiste la pirámide de Maslow?

Se basa en la idea de que para conseguir el bienestar, todas las personas tienen que lograr satisfacer ciertas necesidades primordiales, y sólo cuando éstas estén cubiertas, podrán aparecer deseos más elevados. Es por ello que lo presenta como una pirámide dividida en 5 niveles, siendo los cuatro primeros los más básicos.

Las necesidades han de ser cubiertas de abajo a arriba, sólo así es posible llegar a la siguiente necesidad, siguiendo un orden jerarquizado. De no ser de este modo, es decir, si las necesidades más bajas de la pirámide no son cubiertas, entonces en lugar de la felicidad aparecerá la depresión, la tristeza y desequilibrios de varios calibres.

motivación laboral

 

 

¿Cuáles son estas necesidades y cómo aplicarlas en el trabajo?

1. Necesidades fisiológicas

Son las más básicas de todas, ya que son vitales para la supervivencia:

  • Respirar.
  • Beber agua.
  • Alimentarse.
  • Descansar bien.
  • Ir al baño.
  • Evitar el dolor.
  • Mantener la temperatura corporal (con ropa adecuada o con un ambiente cálido).

Si no se cubren estas necesidades, el resto son impensables. Es por lo tanto primordial que un puesto de trabajo te permita atenderlas todas. Si en tu empleo no se te está permitido algo tan humano como beber, descansar o ir al baño cuando tu cuerpo lo requiere, ya no sólo los trabajadores no harán sus tareas de buena gana, sino que la empresa puede estar en riesgo de fracasar antes o después.

2. Necesidades de seguridad y protección

Es muy importante, como humanos que somos, sentirnos seguros y protegidos emocional y físicamente en el lugar donde estemos para nuestro correcto desarrollo. Maslow distinguía dos tipos de seguridad principales:

  • Seguridad física (en un puesto de trabajo no queremos que nos hieran) y de salud (tampoco queremos poner en peligro nuestra salud).
  • Seguridad de tener y mantener bienes materiales (como la casa, el dinero, o el coche).

La presencia de personal de seguridad, así como de disponer de los artefactos precisos para trabajar, son fundamentales. Al igual que generar buenos ingresos que permitan mantenernos y poder vivir bien.

3. Necesidad de afiliación

A las dos descritas anteriormente le sigue la de la afiliación, es decir, la de las relaciones sociales. Es importante poder sentirnos parte un grupo, y relacionarnos con la familia, la pareja o los amigos, entre otros.

Por lo tanto, una empresa no sólo debe permitirte tener tiempo para los tuyos, sino generar un buen ambiente de trabajo tanto con los compañeros como con los clientes. Tener un trato sano con el cliente hará que la empresa prospere y logre el éxito. Pues ya se sabe: “el cliente es lo primero”.

4. Necesidad de reconocimiento

Aquí nos referimos a algo más elevado pero imprescindible para todos los niveles: se trata de la autoestima. Es crucial tanto respetarnos como sentirnos respetados. Sentirnos seguros de nosotros mismos no sólo será beneficioso de forma personal, sino también para la empresa.

En el mercado hay mucha competencia, y entre una empresa que funcione a base de empleados inseguros e infelices, y una que funcione con trabajadores realizados, ganará sin duda ésta última, ya no sólo por resultados, sino por la buena reputación de la organización. Como sabe cualquiera que esté relacionado con los negocios: la imagen y la reputación lo son todo.

5. Necesidad de autorrealización

Se trata, ni más ni menos, que de la plena felicidad, armonía y amor. Es la necesidad más elevada de todas, porque llegados a este punto, el ser humano puede encontrar sentido a su vida y ver y vivir la existencia de una forma completamente distinta a los demás. Pero por eso mismo es una de las necesidades más difíciles de conseguir, pues depende más de nuestro interior que del exterior.

De cara a la empresa, ésta debería siempre mirar por el otro, incluso tener gestos altruistas con los más necesitados para hacer crecer su estatus y su marca.

 

Hagamos un resumen

Hay empleos que tienen fama de cojear de un pie o de otro: puede que paguen muy bien, pero luego el trato sea inhumano. O todo lo contrario: puede que haya una relación excelente dentro de la empresa tanto con los trabajadores como con los superiores, pero luego el pago no te dé ni para comer.

Así que, si eres empresario, ten en cuenta que tus empleados buscarán:

  1. Un trabajo estable.
  2. Un buen sueldo que les dé para vivir (y si se puede, vivir bien).
  3. Disfrutar en el puesto de trabajo y tener una buena relación con los compañeros.
  4. Tener poder de decisión y reconocimiento por el trabajo bien hecho por parte de los jefes.
  5. Sentir que el trabajo te permite asumir retos, aprender cosas nuevas, y enriquecerte como persona.

Por todo esto, es fundamental que los superiores tengan una buena comunicación con sus empleados, tanto para conocer sus metas y necesidades como para ser flexibles y benévolos a la hora de proporcionárselas.

 

Post relacionados:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *