Motivación intrínseca y extrínseca: definiciones y ejemplos

Escrito en Gestión empresarial el por .

motivación intrínseca y extrínseca

Tanto la motivación intrínseca como la motivación extrínseca juegan un papel fundamental en la empresa actual. Para logar un equipo de trabajo motivado, con ganas de mejorar e innovar, es fundamental que cada individuo funcione de manera óptima tanto a nivel personal como colectivo y, para ello, se deben potenciar ambos tipos de motivaciones, logrando así la combinación perfecta.

 

 

¿Qué es la motivación intrínseca?

La motivación intrínseca es la que nace de las propia persona, conduciéndola a realizar su trabajo, u otra actividad, sin necesidad de tener que recibir estímulos externos, como sería un salario o un aumento de sueldo.

Históricamente, ha habido una clara tendencia a menospreciar a la motivación intrínseca en el ámbito de la empresa, lo que es un grave error. Los estudios más modernos sobre motivación y gestión laboral coinciden en que el salario o los objetivos monetarios no suelen ser suficientes para mantener la motivación de los empleados. Es necesario cuidar también las áreas más intangibles que tienen que ver con la psicología del individuo, es decir, las motivaciones de carácter intrínseco.

motivación intrínseca y extrínseca

La motivación intrínseca nace del interior de la persona con el fin de satisfacer deseos no materiales, como por ejemplo, la autorrealización y el disfrute de un trabajo o tarea por el mero hecho de hacerla. Es decir, la motivación intrínseca tiene más que ver con el proceso del trabajo en sí mismo que con la recompensa lograda una vez acabado.

Ejemplos de motivación intrínseca

Que nazca de dentro del propio trabajador no significa que la motivación intrínseca no pueda también potenciarse desde la propia empresa. Veamos algunos ejemplos:

  1. Mejora de la formación. La mayoría de personas tienen grandes deseos por ampliar sus conocimientos para dominar al máximo su trabajo y hacerlo cada vez con más calidad. Los trabajadores de empresas con unos buenos planes de formación se sienten mucho más motivados y a gusto en su puesto de trabajo.
  2. Los planes de Responsabilidad Social Corporativa. Los proyectos promovidos por la empresa que sirvan para mejorar el medio ambiente, promover la justicia económica y social y ayudar a los más desfavorecidos con acciones de voluntariado, tienen un efecto doblemente positivo. No solo mejoran la imagen de la empresa ante la sociedad, sino que satisfacen los deseos altruistas de los empleados, haciendo que se sientan orgullosos de trabajar en ese lugar.
  3. Cuidar el bienestar y la salud de los trabajadores. Proporcionar un entorno de trabajo agradable, limpio y seguro sirve para satisfacer necesidades básicas de los empleados y que, por lo tanto, estén más motivados para dar lo mejor de ellos mismos.

 

Definición  y ejemplos de motivación extrínseca

La motivación extrínseca puede definirse como los estímulos que vienen de fuera del individuo y que, en el ámbito de trabajo, suponen un acicate para lograr objetivos empresariales y mejores niveles de calidad y eficacia. Los ejemplos más comunes serían:

  • Los incentivos económicos: salarios, pluses, bonificaciones, etc.
  • Las promociones a nivel profesional y jerarquía.
  • Las mejoras de las condiciones laborales, como disponer de coche de empresa, dietas más generosas, tickets para restaurantes, etc.

La clave para extraer el máximo rendimiento para la empresa de las dos clases de motivaciones existentes (intrínseca y extrínseca) es entenderlas como un todo y tratar de satisfacerlas, ya que son complementarias y la suma de ambas nos va a dar como resultado el éxito empresarial.

 

Post relacionados:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *