Motivación laboral: las claves para mantenerla al máximo nivel

Escrito en RRHH el por .

motivación laboral

La motivación es aquello que impulsa a los individuos a intentar conseguir, mediante acciones, el logro de algún objetivo; es decir: alcanzar metas, ya sean personales o de grupo. En el caso de la motivación laboral, los objetivos de grupo son clave, y mantener bien alta la motivación para conseguirlos será lo que nos aportará buenos resultados empresariales.

¿Cómo podríamos definir la motivación laboral? ¿Es lo mismo la motivación laboral para la empresa y para el trabajador?
Vamos a descubrir las claves para entender el concepto de motivación laboral y cómo conseguirla en nuestra empresa, consiguiendo así nuestros objetivos laborales.

 

 

La motivación laboral para el trabajador

La motivación laboral, en el caso de los empleados, pasa por una única vía: la posibilidad de realizar un recorrido dentro de la empresa.
El estancamiento es muy negativo: ningún empleado que empieza por el puesto más sencillo se sentirá motivado para seguir en nuestra empresa si no contempla la más mínima posibilidad de mejorar su posición gracias a su trabajo duro.
Recompensar el esfuerzo de un trabajador es la clave. Esta recompensa puede llegar una forma tan sencilla como permitirle realizar un recorrido de ascensión dentro de la empresa: tomar más responsabilidades y adecuar su salario a sus nuevas funciones dentro del equipo. Esto le demostrará que sabemos valorar la confianza que nos ha dado hasta día de hoy y le instaremos a aprender nuevas facetas de su trabajo, convirtiéndole en un mejor profesional.

Un recorrido dinámico dentro de la empresa, recompensando su trabajo, crearán esa tan deseada motivación laboral; gracias a ella, nuestros empleados entregarán todo su talento y esto se reflejará en unos mejores resultados para nuestra empresa, que podrá conseguir sus objetivos laborales.

 

La motivación laboral para la empresa

La motivación laboral para la empresa es algo más compleja. Se trata de tener la habilidad para conseguir que nuestros empleados quieran hacer el trabajo, y además, lo mejor posible. Para ello hay algunos factores clave a tener en cuenta:

1) Fidelizar a nuestros empleados

Si no retribuimos el trabajo de nuestros trabajos con un sueldo justo, cuando otra empresa les haga una oferta mejor perderemos a un profesional en nuestra plantilla.

La empresa funciona gracias a sus profesionales y el desempeño de su trabajo (gracias a sus aptitudes y su cualificación para el puesto); es clave valorar el servicio que ofrecen los empleados día a día a nuestra empresa con un sueldo justo, asegurándonos así de que siempre contaremos con su talento, su pro-actividad y su trabajo duro.

Asegurémonos también de que no existan diferencias injustas entre los sueldos de empleados que están en el mismo nivel o rango dentro de la empresa.

2) Tener en cuenta a nuestros empleados

Preguntarles, tenerles en cuenta para tomar decisiones que les competen por su posición o su departamento dentro de la empresa, hablarles al mismo nivel y tener conversaciones agradables fuera del trabajo: son acciones cotidianas que reforzarán los vínculos entre los empleados y la empresa. Pero por encima de todo, sirve para que estén motivados para realizar su trabajo, sintiéndose valorados y escuchados.

3) Felicitarles cuando hagan bien su trabajo

Destacar al empleado del mes es una de las formas más sencillas de llevar a cabo este punto, además de motivar una competición sana entre trabajadores, instándoles a aprender unos de otros y dar lo mejor de sí.

A pesar de esto, un gesto tan sencillo como felicitar a un empleado por el trabajo bien hecho es más que suficiente para crear un buen ambiente (la clave para unos buenos resultados laborales).
Felicitar al equipo al final de cada jornada es una costumbre muy sana que llevan a cabo muchas empresas para mantener la motivación laboral.

4) Recordar que todos los empleados son personas

Puede sonar tópico, pero la empatía es clave cuando se trata de relacionarnos con nuestros empleados.

A pesar de formar parte de una cadena de trabajo, jamás debemos olvidar que todos son personas; no se trata de que cada uno traiga sus situaciones personales al trabajo, sino de hablar unos a otros estando al mismo nivel: con empatía, comprensión, interés por el otro. Socializar es necesario para oxigenar nuestra mente y seguir rindiendo en el trabajo.

motivación laboral

¿Cómo podemos crear, desde la empresa, esta empatía laboral con nuestros trabajadores?

  1. Con carisma. El carisma es una cualidad indispensable para un líder: ésta característica del carácter sacará adelante a todo el equipo en muchas ocasiones, especialmente cuando se trate de inspirarles a seguir trabajando en épocas difíciles.
  2. Hablándoles de tú a tú. La sencillez y la empatía inflaman las ganas de trabajar, mucho más que la presión o el mal genio. Crear sentimiento de equipo es clave para los resultados laborales de la empresa.
  3.  Creando un sentimiento de equipo. Aunque pueda no parecerlo, crear un equipo con diversas personas es responsabilidad del jefe o el líder del grupo. Nuestros empleados están cualificados pero son muy distintos; crear una conexión y cohesionar toda la plantilla dependerá de nuestros dotes como líder y comunicador. Algunos de los puntos anteriormente mencionados sirven en este aspecto (comunicación, felicitar el trabajo bien hecho, un salario justo).
  4. Buscando las opiniones de nuestros profesionales. Hay aspectos muy concretos del trabajo en los que necesitaremos de la opinión de un especialista. Es de sabios, en estos casos, consultar con nuestros mejores trabajadores y hacerles sentir partícipes de los resultados de la empresa.
  5. Ofreciendo unas buenas condiciones y ambiente de trabajo. Un lugar de trabajo cómodo, con buena luz, buen mobiliario y material adecuado para hacer el trabajo, es la mejor forma, sin duda, de motivar a nuestros empleados para llevar sus competencias a sus límites y descubrir cuánto pueden llegar a dar en pro de los resultados de nuestra empresa.

Estas son las claves para conseguir trabajadores pro-activos, con iniciativa y ganas de aportar nuevos puntos de vista a la empresa; para ello debemos poner en práctica estos sencillos pasos para una motivación laboral satisfactoria.

 

Post relacionados:

felicidad en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *