Recetas para llevar a la oficina y ser la envidia de los compañeros

Escrito en Alimentación y recetas el por .

Es habitual pasar largas jornadas en el trabajo que implican alimentarse en la misma oficina con comida preparada en casa. Es lo que se conoce como «comer de tupper». La experiencia puede ser aburrida, monótona y lo que es peor: no muy sana. Sin embargo, aplicando algunos consejos es posible lograr un tupper nutritivo y seguro, que te permita comer como en casa pero fuera de ésta.

Cuestiones a valorar para preparar nuestras recetas de tupper

Antes de comenzar con la planificación de nuestro plato para llevar en el tupper, debemos tener en cuenta algunos aspectos básicos que determinarán el tipo tipo de recetas que podemos preparar:

  • Si se dispone de refrigerado y/o microondas en el lugar de trabajo.
  • Debemos considerar el recipiente en el que vamos a transportar la comida así como los utensilios.

Algunas recetas para llevar al trabajo

Una vez tenidas en cuenta las consideraciones anteriores, es cuestión de preparar algunas recetas que sean nutritivas al mismo tiempo que apetecibles. Deben entrar por la vista y tener un toque de originalidad que haga que estemos deseando que llegue la pausa para comer y generar envidia sana en nuestros jefes y compañeros.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: “Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper”
 

Aquí te presentamos un par de sugestivas propuestas:

Ratatuille

La receta de ratatouille es un clásico de la cocina francesa, aunque en realidad es muy parecido a nuestro pisto de siempre, aunque cocinado de una forma diferente. Es ideal para tupper porque el gusto es más sabroso e intenso cuando se recalienta al día siguiente.

Estos son los ingredientes para una persona:

  • 100 gr de berenjena.
  • 100 gr de calabacín.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 4 dientes de ajo.
  • 350 gr de tomates de rama.
  • 1 cucharadita de perejil picado.
  • 1 ramita de tomillo.
  • 1 ramita de albahaca.
  • Sal, pimienta y aceite de oliva.

Preparación

  • Se comienza cortando la berenjena en rodajas o trozos pequeños y se pone en un cuenco con sal para que “sude” y pierda el amargor durante media hora.
  • Luego se pican el resto de las hortalizas, la cebolla en tiras finas, los pimientos en trozos y el calabacín en rodajas.
  • En una cacerola de fondo grueso se echan tres cucharadas de aceite y se sofríe la cebolla lentamente durante cinco minutos, hasta que esté blanda.
  • Siguiente paso: añadir el pimiento y el diente de ajobajar un poco el fuego y dejar que las verduras se hagan durante otros siete minutos.
  • Se salpimienta, se pasa a una bandeja y se reserva.
  • El siguiente paso es echar otras dos cucharadas de aceite y añadir la berenjena cocinándola durante seis o siete minutos por cada lado si está cortada en rodajas.
  • Cuando todo esté cocinado, añadir la bandeja con la cebolla y los pimientos.
  • Volver a echar el aceite en la cacerola y cocinar el calabacín durante cinco minutos y luego retirar a la bandeja con el resto de vegetales.
  • En la cacerola, añadir el aceite que nos queda y sofreír los tomates pelados y cortados en cubos sin las semillas.
  • También se deben añadir las finas hierbas que teníamos reservadas así como los dientes de ajo que nos quedaban, cocinarlos bien e ir aplastándolos con un cucharón hasta que queden como una salsa.
  • Añadir las hortalizas que teníamos reservadas y darles unas vueltas cuidadosamente con la salsa de tomate.
  • El último paso es cocinar todo junto a fuego medio y tapado durante diez minutos, para luego destapar la cacerola y bajar el fuego dejándolo otros veinte minutos más.

Pizza de colores

Esta pizza de colores entra muy bien por los ojos, puesto que su aspecto es muy apetecible incluso para los más carnívoros aunque la cobertura está preparada sólo a base de verduras.

recetas para la oficina

Estos serían los ingredientes para 2 personas:

  • Para la masa: 100 gr de harina de fuerza, 35 ml de leche, 15 gr. de mantequilla, 1 yema de huevo, media cucharada de sal y medio sobre de levadura seca de panadería. También se puede utilizar una base de pizza fresca de la zona de refrigerados de las tiendas de alimentación.
  • Para el relleno: corazones de alcachofas en conserva, espárragos trigueros, pimientos rojo, amarillo y verde, cebolleta en crudo y rehogada, aceitunas negras, queso mozzarella, salsa de tomate frito, orégano, sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra.

Esta sería la preparación:

  • Se prepara la masa de pizza mezclando los ingredientes.
  • Extendemos la masa sobre un papel de hornear o un silpat que pondremos en la bandeja de horno y lo cubrimos con un par de cucharadas de tomate frito.
  • Distribuimos la mozzarella sobre el tomate, cortamos los pimientos de colores en trocitos y los colocamos repartiendo bien los colores.
  • Picamos un trozo de cebolleta en juliana y otro trozo lo cortamos en brunoise muy finito y lo rehogamos en una sartén y lo repartimos.
  • Ponemos unos espárragos verdes con las puntas hacia el centro de la pizza y rellenamos los huecos con los corazones de alcachofas cortados en cuartos. En el centro colocamos un corazón de alcachofa abriéndolo un poco.
  • Para finalizar, cortamos unas aceitunas negras por la mitad y las distribuimos, espolvoreamos con unas hojas de orégano, un poco de pimienta negra y completamos la pizza echando un buen chorro de aceite de oliva. La asamos en el horno precalentado durante unos 15 minutos a 225º, hasta que los bordes se vean bien dorados y con aspecto crujiente.

 

Post relacionados:

 

alimentacion tupper

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *