Te explicamos las diferencias entre motivación laboral extrínseca e intrínseca

Escrito en RRHH el por .

productividad laboral

¿Qué es lo que nos motiva?

La motivación es la clave del éxito y de la felicidad; se ha demostrado que los individuos altamente motivados pueden llegar a lograr grandes hazañas e incluso cambiar algo en este mundo, mientras que los individuos desmotivados no duran mucho tiempo en sus propósitos.

Trasladado a nivel empresarial, la motivación funciona de la misma forma.Grandes dirigentes, empresarios, futbolistas de primera división, campeones olímpicos o artistas reconocidos coinciden en esto: la motivación es su motor, su energía para seguir luchando por sus objetivos. En los últimos años la medición de la motivación laboral ha sido muy valorada y ha captado la atención de todas las grandes empresas, conscientes de que la motivación de sus empleados es la base de la satisfacción de sus clientes.

 

 

Sin embargo, ¿cómo proporcionar la motivación laboral que nuestro capital humano necesita para llevar a nuestra empresa al éxito? ¿Sabemos en qué consiste la motivación laboral?

Existen múltiples tipos de motivación, dependiendo de cada individuo; sin embargo, podemos reconocer dos grandes tipos de motivación laboral: la intrínseca y la extrínseca.

Te explicamos las diferencias entre la motivación laboral extrínseca e intrínseca.

 

 

Motivación laboral extrínseca

Es aquella que se mueve por intereses o factores externos al individuo.

En el ámbito laboral, la motivación extrínseca principal es el salario, o un ascenso, o retribuciones por objetivos. Todo lo relacionado con recibir una recompensa posterior.

En este tipo de motivación, el sentimiento de auto superación o el aprecio por la actividad realizada no tienen influencia. Se trata de una motivación 100% interesada, focalizada únicamente en la finalidad.

Un puesto de trabajo que ofrezca únicamente motivación laboral extrínseca no tiene mucho futuro: en lugar de fidelizar a capital humano de calidad, atraerá a individuos que cuya única motivación es una recompensa monetaria.Esto es altamente perjudicial para el rendimiento de la empresa: la falta de motivación intrínseca agota las energías a corto plazo, no es propicio para un buen clima laboral y entorpece la cadena de trabajo, dando peores resultados laborales para nuestra empresa.

Por supuesto el salario es la motivación principal para cualquier individuo, pero no la única. En estos últimos años, diversos estudios han pronosticado que el salario ocupará una posición secundaria de ahora en adelante, debido a la generación millenial: la felicidad en el trabajo y la auto realización ocuparán el primer puesto en un plazo de 5 años.

 

Motivación laboral intrínseca

Se traduce en disfrutar el viaje sin importar la destinación. En cualquier empresa los objetivos son muy relevantes, sin embargo, los empleados necesitan construir objetivos propios para disfrutar del camino.

La motivación intrínseca es aquella que se nutre de un sentimiento de auto realización, del disfrute y de la vocación. Se compone de entusiasmo, pasión, imaginación, ambición personal…facultades cada vez más valoradas por parte de los empleadores.

La motivación intrínseca es lo que mueve al capital humano de calidad a querer llevar su trabajo al siguiente nivel, y por ende, también a nuestra empresa. Fidelizar el talento es imprescindible si queremos disponer de un equipo profesional, motivado y con visión de futuro para colocar nuestra compañía en la cúspide del sector.

 Ejemplos de motivación laboral intrínseca:

  • El trabajo supone una recompensa por sí mismo; interesante, desempeñado a un ritmo adecuado y con las tareas debidamente repartidas.
  • El trabajo presenta pequeños retos diarios que permiten al empleado crecer como persona y como profesional.
  • Reconocimiento dentro de la empresa: premiar el esfuerzo y reconocer públicamente los logros, destacando al empleado del mes o publicando noticias en el boletín de la empresa o en la Intranet.
  • Costear cursos profesionales para nuestros empleados, motivándoles a aumentar su conocimiento y sus habilidades.

productividad laboral

La motivación es el motor que nos mueve: conseguir un balance de motivación laboral extrínseca e intrínseca en nuestra empresa nos llevará sin duda al éxito empresarial;así lo han demostrado compañías como Apple o Google, ésta última, en sólo 20 años de trayectoria.

 

Post relacionados:

 

felicidad en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *