Un modelo estándar de evaluación de riesgos para todas las Pymes

Escrito en Gestión empresarial, Noticia el por .

ID-100108901El estrés laboral y los riesgos psicosociales pueden evaluarse y gestionarse de forma eficaz y sistemática, al igual que cualquier otro problema relacionado con la seguridad y la salud en el trabajo.

En la actualidad, hay empresas que ponen a disposición de los directivos y empresarios de compañías de cualquier tipo y tamaño, una serie de herramientas prácticas, eficaces y fáciles de manejar, que pueden ser muy útiles, sobre todo para las empresas pequeñas, puesto que dichas herramientas ayudan a habilitarles para cumplir sus obligaciones legales y mejorar su rendimiento.

Estas herramientas guían a los empresarios mediante la evaluación de los riesgos psicosociales y les enseñan de forma fácil la mejor forma de actuar en el sí de la empresa con el fin de eliminar o reducir estos riesgos, a pesar de disponer de unos recursos limitados debido a la simple estructura empresarial de muchas Pymes.

La forma más fácil de identificar los citados riesgos y hacerles frente consiste en aplicar un modelo estándar de evaluación de riesgos, junto con un enfoque participativo.

Los pasos básicos de aplicación del modelo son los siguientes:

• Identificación de los riesgos y las personas en situación de riesgo. Tanto directivos como trabajadores deben ser conscientes de los riesgos psicosociales que pueden darse dentro de la empresa y aprender captar las primeras señales de alerta de estrés laboral.

• Evaluación y jerarquización de los riesgos. A continuación, hay que decidir qué riesgos son más preocupantes y solucionarlos en primer lugar.

• Planificación de una acción preventiva. En base a los dos primeros puntos, hay que diseñar un plan para evitar los riesgos psicosociales y para prevenirlos en la medida de lo posible, o para reducirlos al mínimo.

• Ejecución del plan. Hay que determinar qué medidas deben tomarse, los recursos requeridos, las personas que van a participar en ellas y su duración.

• Seguimiento y revisión continuados. No basta con aplicar el plan una vez y olvidarse de él, se debe estar abierto a modificar el plan en función de los resultados de la supervisión. En cualquier caso, hay que tener siempre en cuenta que las personas pueden reaccionar de formas distintas a un mismo conjunto de circunstancias, por lo que siempre se deben tener en cuenta las necesidades variables de los trabajadores, en función de, entre otros aspectos, su género, edad o experiencia.

Post relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *