Vuelta a la rutina… ¿cómo lo sobrellevamos?

Escrito en Bienestar en la oficina el por .

Los largos días de verano están llegando a fin. Con la vuelta de las vacaciones volvemos a la rutina, los madrugones, el estrés y el trabajo, pero todo ello puede sobrellevarse mejor siguiendo alguno de estos consejos que os proponemos.

Ante todo sé positivo

La vuelta a la rutina puede parecernos tediosa y ponernos de mal humor, a menudo no reparamos en la suerte que tenemos, por ejemplo de tener vacaciones, porque eso significa que tenemos un trabajo al que volver y hoy en día tal y como están las cosas es realmente tener mucha suerte.

Uno de los aspectos más positivos de la vuelta al trabajo es el reencuentro con los compañeros, aprovechas las pausas del café y los encuentros en la fuente de agua para preguntar por las vacaciones, mejorarás las relaciones con tus compañeros y además disfrutarás de una pausa agradable.

Lo más importante cuando volvemos a la rutina es no dejar que el mal humor nos inunde, es fácil olvidar los buenos momentos que hemos pasado estos días al recibir un correo que nos incomode, pero debemos afrontar estas situaciones con humor y relativizarlas. Seguro que si respiramos un poco e intentamos ver las cosas desde otro prisma no resultan tan importantes. Desprendiendo buenas vibraciones y manteniendo una actitud positiva frente a las adversidades mejoraremos nuestros niveles de estrés y el entorno laboral.

 

¿Cuántos buenos propósitos crees que puedes cumplir?

No cometas el mismo error de cada año, vuelves de las vacaciones diciendo: voy a aprender inglés, me apuntaré al gimnasio, perderé 5 kilos, ahorraré…. Y al final, cuando analizas al final de año lo que has hecho te das cuenta que: no te has apuntado al gimnasio, tu nivel de inglés sigue siendo de supervivencia, has engordado 5 kilos y te has gastado todo en turrones.

Elige uno o dos objetivos realistas y márcate objetivos a corto, medio y largo plazo. No quieras hacer todo de golpe dado que tus niveles de estrés aumentarán hasta el punto que decidas dejarlo todo.

Mantén una dieta equilibrada:

La vuelta de las vacaciones ya es lo suficientemente dura por lo que evita ponerte a régimen, basta con que elabores una dieta equilibrada. Es muy importante comer de todo, se recomienda combinar verduras, proteínas, hidratos y fruta en cada comida, éstas no deben ser copiosas de ese modo te ayudarán a soportar el día sin somnolencia. Elaborar un buen plan de dietas no solo te ayudará a perder algo del peso ganado en vacaciones, sino que además te ayudará a ahorrar tiempo y dinero.

Un truco que va muy bien es realizar una tabla de comidas y cenas para cada día de la semana, de ese modo a simple vista puedes comprobar si has elegido una dieta equilibrada a la vez que te será más fácil realizar la lista de la compra, como comprarás solo lo necesario ahorrarás dinero y como sabrás qué debes comer al día siguiente te organizarás mejor, ganando así tiempo para el ocio.

No olvides que en una buena dieta es muy importante mantenerse también bien hidratado ya que se elimina la sensación de fatiga a la vez que te ayudará a reducir la retención de líquidos acumulada en verano, por lo que te recomendamos que tengas siempre un vaso de agua a tu lado y le vayas dando pequeños sorbos.

 

Alarga tus vacaciones, disfruta del tiempo libre

Sabemos que en un fin de semana no podrás volver al Caribe o al desierto, pero ¿por qué no realizar actividades al aire libre que te rememoren las vacaciones? Busca algún fin de semana que no tengas compromisos y organízate una salida low cost, te ayudará a mantenerte motivado estos días.

Todavía nos quedan muchas tardes de buen tiempo, disfrútalas con tus amigos en una terraza, organiza una cena para explicaros las vacaciones mutuamente, sal a pasear o a correr. Las ciudades pueden proveerte de un sinfín de actividades, aprovéchalas, visita algún museo, ves al cine, a un parque… desconectar al máximo en tu tiempo libre te ayudará a conectar mejor en el trabajo.

Redecora tu espacio

Los lugares desordenados generan estrés y dificultan la concentración. Por eso te recomendamos que ordenes y decores tu espacio, tanto en el hogar como en el trabajo. En casa, simplemente mantenla ordenada, pinta alguna habitación i cambia los muebles de sitio, de ese modo te dará la sensación de estar en un lugar distinto.

En el trabajo, limpia y ordena tu mesa, deshazte de los papeles que ya no te sirvan y archiva los antiguos. Elige la foto de las vacaciones que más te guste y úsala como fondo de escritorio, de ese modo podrás volver a ese momento en cuanto lo necesites. Pon alguna plantita en tu mesa, las plantas ayudan a la mejora de la productividad, ¿lo sabias?

 

trabaja si, pero con cabeza

Has estado alguna semana de vacaciones, crees que eres imprescindible pero en realidad solo eres importante. El mundo no se acaba por que te hayas ido de vacaciones, la empresa sigue funcionando y por supuesto, tienes mucha faena pendiente, pero no tienes que hacerla toda el primer día. Sigue estos consejos y verás cómo puedes rendir más haciendo menos.

  1. Tómate un café y enciende el ordenador
  2. Seguro que tienes infinidad de correos, no empieces a contestarlos todos como si fueses un robot, léelos, muy probablemente tus compañeros hayan solucionado alguno de los problemas que aparecen y no tengas ni que contestarlos. Archiva aquellos que ya estén solucionados, márcate los más urgentes, haz seguimiento de las conversaciones para estar bien informado de lo sucedido, elimina el spam y quédate solo con los correos por gestionar en la bandeja de entrada.
  3. No quieras realizar toda la tarea el mismo día, analiza todo lo que tienes pendiente y créate una lista, ordénala por prioridades y márcate objetivos a corto, medio y largo plazo. Márcate las fechas importantes en el calendario para cumplir con los plazos de entrega.
  4. Elabora una sub-lista solo con las tareas que crees que podrás realizar hoy. Organízalas de mayor a menos urgencia.
  5. Ahora sí, responde los correos.
  6. No dejes que lo urgente reste a lo importante, a lo largo del día muchos compañeros te escribirán, aprende a priorizar e intenta no revisar el correo constantemente. Mantén la atención en la tarea que estás realizando, de ese modo evitarás interrupciones y mejorarás tu rendimiento.
  7. Haz pausas, debes tomarte pequeños descansos, hablar con los compañeros,… estas pequeñas pausas no son una pérdida de tiempo si no una inversión en futura concentración y productividad.

 

Vuelta a la rutina

Vuelve al trabajo con energía

 

Esperamos que estos consejos os resulten útiles para la vuelta de las vacaciones, si no es así siempre podemos pensar que en once meses vuelven de nuevo. ¡Feliz regreso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *