5 ideas de menús de mediodía para niños

menu niños
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Uno de las principales preocupaciones de las familias, y además muy recurrentes porque hay que pensarlas para cada día de la semana es cómo lograr que el menú de mediodía sea nutritivo, equilibrado y que además guste a los niños: tres parámetros que no son siempre fáciles de combinar.

Una dificultad añadida es que la dieta de los niños varía en función de su edad, sexo, constitución física y si practica o no algún deporte, entre otros factores.

También es importante enseñar a los niños a comer de forma equilibrada desde muy pequeños, siguiendo las pautas marcadas por la pirámide nutricional.

 

 

Por otro lado, la forma de cocinar es tambien fundamental para evitar problemas de obesidad, siendo la regla principal el decantarse normalmente por los siguientes tipos de cocción: vapor, horno y plancha, dejando los fritos y rebozados únicamente para ocasiones especiales. Y lo mismo podemos decir para los alimentos con exceso de grasas, azúcar, conservantes y colorantes: no deben convertirse en alimentos habituales, sino esporádicos.

Dicho esto, vamos con 5 ideas de menús de mediodías aptos para niños y adultos.

 

Menú numero 1

Primer plato: Judías con arroz

Segundo plato: Tortilla de champiñones

Postre: Pudding de manzana

 

Menú numero 2

Primer plato: Paella mixta

Segundo platos: Filete de pescado

Postre: Fruta fresca

 

Menú numero 3

Primer plato: Crema de espinacas

Segundo platos: Pollo asado

Postre: Yogur

 

Menú numero 4

Primer plato: Menestra de verduras

Segundo platos: Escalopa de ternera

Postre: Macedonia

 

Menú numero 5

Primer plato: Sopa de ave con fideos

Segundo platos: Lenguado con guarnición

Postre: Fruta fresca

 

Un aspecto que tampoco es menor en el menú de los niños es la presentación, especialmente en aquellos a los que no les entusiasma demasiado la comida en general, y mucho menos aún probar cosas nuevas. En esta cuestión, se trata de dejar volar la imaginación con trucos de todo tipo: crear formas divertidas con los alimentos, ya sea en la forma de cortarlos o combinando los ingredientes con cierta gracia. Otra opción es usar la salsas para hacer dibujos en el plato.

Por otro lado, si eres conocedor de que hay ciertos alimentos que a tu hijos no les gustan nada, siempre puedes mezclarlos o camuflarlos de alguna forma con el fin de suavizar ese sabor que no es de su agrado. Ejemplos en esta línea serían: rellenar las verduras con una carne que le guste o triturar los alimentos en purés para que queden más mezclados, combinando los ingredientes que sí le gustan o está más acostumbrado con los que no.

 

Post relacionados:

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE