Actividades deportivas para hacer con niños

actividades deportivas niños
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Las actividades para hacer con niños son ideales para desconectarse del trajín del díarop aliviar el estrés y estrechar  los lazos familiares. Si se trata de actividades deportivas o, simplemente, que requieran mover un poco el cuerpo nos van a proporcionar, de manera adicional, una serie de beneficios de alto valor para la salud del organismo.

Hacer ejercicio físico de forma habitual es fundamental para mantener el peso, mejorar la resistencia física, mantener los niveles de presión arterial en unos parámetros adecuados, aumentar el tono muscular, ganar en flexibilidad e incrementar la densidad ósea, entre otros beneficios.

 

¿Qué actividades deportivas hacer con niños?

Con niños de cualquier edad se pueden realizar un sinfín de actividades deportivas,  siendo las más recomendables aquellas que se realizan al aire libre y, mejor aún, si tienen lugar en plena naturaleza.

En un espacio natural, las ventajas del ejercicio físico se multiplican, puesto que es la mejor forma de rellenar los pulmones de aire limpio, desprovisto de las substancias contaminantes propias de las grandes ciudades. Además, el poder desestresante de la naturaleza es potentísimo, permitiéndonos recargar las pilas a todos aquellos que vivimos en las grandes ciudades.

 

 

Por otro lado, no hay mejor forma de enseñar a los niños a respetar y amar la naturaleza que haciendo cosas con ellos en un bosque o en la montaña. De esta forma, la conocerá directamente, que no es lo mismo que a través de la televisión o de una pantalla de ordenador, tomando así conciencia de la vital importancia de preservar el medio ambiente.

Los niños que no salen de la ciudad no entienden el proceso de producción de los alimentos que toman cada día, por lo que tienen una visión muy limitada, y hasta distorsionada, de la realidad más básica.

En un contexto natural, podemos realizar en familia actividades como:

  1. Senderismo. Una marcha por el campo, mucho mejor si es guiada o por zonas señalizadas, es la combinación perfecta de ejercicio y aprendizaje de cosas de la naturaleza.
  2. Raquetas de nieve. Sin necesidad de tener una gran forma física, estos sencillos artilugios permiten caminar con más comodidad por la nieve, permitiendo el acceso a zonas nevadas de extraordinaria belleza, que de otra forma serían inaccesibles.
  3. Juegos en plena naturaleza. También podemos inventarnos juegos que mezclen ejercicio físico y fantasía, como por ejemplo: buscar un tesoro escondido o recolectar hojas o flores.
  4. Escalada. A un nivel básico, se puede ascender por rocas o paredes no muy pronunciadas, con el fin de mejorar la coordinación y la flexibilidad.
  5. Esquí. Al existir múltiples especialidades y diferentes niveles de dificultad, el esquí es una de las actividades deportivas al aire libre más prácticas en los meses fríos.

Obviamente, para poder disfrutar todos y evitar accidentes, estas actividades deben adaptarse a la edad de los niños, forma física y habilidad.

Por otro lado, para evitar sorpresas desagradables es fundamental tener en cuenta un mínimo de planificación previa antes de realizar estas actividades: conocer antes la zona, consultar el tiempo para poder llevar la ropa adecuada, llevar siempre agua y algo de comida, así como un botiquín básico: tiritas, agua oxigenada, vendas, etc.

 

Post relacionados:

 

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE