Azúcar o sacarina: pros y contras de cada una

Bienestar y salud

 

Cuando se trata de endulzar una bebida, lo habitual es utilizar sacarina o azúcar, dos de los edulcorantes más comunes. No obstante, la ciencia los analiza con lupa, y muchas personas tienen miedo de sus efectos secundarios.

A pesar de todo, lo cierto es que casi todo el mundo lo toma a diario en comidas y bebidas. Si hablamos de café, hay quien prefiere tomarlo con azúcar, mientras que otros preferimos añadir sacarina.

Haz click y descarga el ebook gratis "Cenas sanas"

Cuando toca elegir, es probable que surja la pregunta de cuál de las dos es más saludable. ¿Es mala la sacarina, o es una opción mejor que el azúcar? A menudo damos por sentado que es mejor tomar sacarina, pero ¿sabemos en realidad por qué? ¿Cuáles son los pros y contras del azúcar? ¿Y la sacarina? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Azúcar o sacarina: el dulzor

Comencemos hablando del grado de dulzor del azúcar y la sacarina.

Azúcar

Tanto se es refinado (blanco), como integral (moreno), el azúcar endulza mucho más que otros edulcorantes. Tan solo la miel supera este dulzor.

Aunque se ha especulado mucho acerca de lo poco saludable que es el azúcar refinado. Sin embargo, el azúcar moreno también ha sido acusado, diciendo que no se trata más que de azúcar blanco teñido.

Es importante tener en cuenta que casi todos los alimentos que podemos adquirir en el supermercado tienen azúcar, y que abusar de esta sustancia puede provocar que nuestro organismo sea adicto. Esto lo puede convertir en algo perjudicial.

Por otro lado, las personas diabéticas no pueden consumir azúcar, y un exceso en organismos sanos puede llegar a provocar esta enfermedad.

Sacarina

La sacarina también endulza, y su sabor no es muy diferente del del azúcar. Además, no contiene calorías, y por eso es una opción muy popular hoy en día. Aunque hay que tener en cuenta que se trata de un edulcorante artificial, y no es conveniente tomarlo con mucha frecuencia.

Energía: ¿cuánto aporta cada una?

El grado de energía se mide en calorías, por lo que puedes imaginar cuál es la ganadora en la lucha entre sacarina o azúcar.

Energía del azúcar

Cada gramo de azúcar contiene 3 calorías. Esto nos aporta energía y ayuda a revitalizar el estado de ánimo, aunque hay estudios que se están replanteando esta creencia. Además, hay que tener mucho cuidado con el abuso de azúcar en épocas de estrés.

La sacarina

La sacarina no tiene ninguna caloría, de modo que endulza pero no aporta nada de energía. Esto puede llegar a confundir al organismo, ya que el sabor no se corresponde con la energía que espera que aporte. Esto hace que haya quien asegura que la sacarina es mala, aunque aún se están estudiando las consecuencias de los edulcorantes artificiales.

Sabor

A la hora de comparar sacarina o azúcar en cuanto a sabor, son bastante parecidos. El efecto edulcorante es satisfactorio en ambos casos.

¿Qué es más saludable, azúcar o sacarina?

Antes de dar respuesta, debemos tener claro que hay pruebas científicas de que el placer producido por el dulzor en el organismo es adictivo, y uno de los motivos por los que cada vez abusamos más de la comida rápida o ultra procesada.

Este dulzor tiene un nombre científico (japonés), denominado umami. Está presente en salsas envasadas, hamburguesas, en el pan o en los edulcorantes de los que estamos hablando: sacarina o azúcar.

En este sentido, podemos decir que tanto una como otra están en igualdad de condiciones. Veamos ahora los pros y los contras del azúcar y la sacarina.

Pros y contras del azúcar

El azúcar endulza, aporta energía y es más saludable que los edulcorantes artificiales, como la sacarina.

Por otro lado, no es recomendable tomar azúcar refinado, y el consumo excesivo puede ser bastante dañino, llegando a causar adicción a nuestro cuerpo.

Sacarina: pros y contras

La sacarina tiene la misma capacidad para endulzar que el azúcar, y no tiene calorías. No causa adicción, de modo que en este sentido se puede decir que es buena la sacarina a la hora de controlarse.

Sin embargo, algunas estudios recientes demuestran que el consumo regular de sacarina modifica nuestra flora intestinal, y puede llevarnos a padecer intolerancia a la glucosa, un primer paso hacia desarrollar obesidad o diabetes.

Conclusiones: ¿azúcar o sacarina?

Es evidente que las cosas dulces nos encantan, ya que por naturaleza son más agradables para nuestro paladar, reducen el estrés y ayudan a mejorar el estado de ánimo.

En cualquier caso, dentro de los edulcorantes recomendamos apostar por los naturales como el azúcar o la miel, siempre de una forma controlada.

¿Es mala la sacarina? Lo aconsejable es tomarla con precaución, ya que no todavía se están estudiando sus efectos. Aunque en dietas en las que no es posible tomar azúcar, como en personas con diabetes, puede ser una buena alternativa, siempre con moderación.

Descarga el ebook Agua, bienestar y salud