Beneficios de tener un dispensador de café en la oficina

dispensador de café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Si hay algo que se ha convertido en tan cotidiano como la máquina de agua o la impresora en una oficina, eso es el dispensador de café. Estas máquinas son vitales para muchos empleados, y la cantidad de modelos que se pueden tener en la oficina es abrumadora.

Pero aquí no queremos hablar de cuántos tipos de dispensadores hay. Nos centraremos en las ventajas que tiene contar con un dispensador de café en la oficina.

 

Mayor limpieza

A diferencia de las máquinas tradicionales, el dispensador es muy limpio. No se necesita tirar filtros, cargar el porta o retirar los posos. Ni siquiera hay que limpiar jarras, porque el café sale directamente a las tazas.

Solo hay que colocar una cápsula o llenar el depósito de granos tostados y asegurarse de que hay suficiente agua. Al pulsar un botón, obtenemos un cremoso café sin hacer nada más. Además, no hay peligro de que el café se derrame (casi nunca).

 

Un dispensador de café ahorra espacio

Comparado con las grandes máquinas expendedoras, los dispensadores de café ocupan un espacio mínimo en la oficina. Pueden colocarse sobre la encimera del office sin problema, o en cualquier lugar en el que se quiera tener a mano. Solo hay que acercar la taza que tiene cada uno o cogerla del armario, colocarla debajo y esperar.

 

Café más saludable combinando con agua mineral

Si cargamos el dispensador con agua de nuestras garrafas, además de mejorar en sabor tendremos una bebida más sana. Nadie toca nada, por lo que se evita la contaminación cruzada. Y con las cápsulas individuales aún mejor, porque se envasan una a una y se mantienen selladas hasta el momento de usarlas.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Agua, bienestar y salud"

 

Esta diferencia con las cafeteras convencionales es muy significativa, porque nunca se sabe quién ha preparado el café de la jarra o como estaba esta cuando se ha hecho.

 

Mayor productividad

Con un dispensador de café, el personal no tiene que acercarse al bar de la esquina. Por lo tanto apenas se pierde tiempo y mejora el rendimiento. También se ahorra tiempo porque el café sale en segundos, y se puede volver al lugar de trabajo de inmediato.

 

Máximo ahorro

Los dispensadores de café que tenemos han sido desarrollados para aprovechar al máximo todos los recursos. Tanto el consumo en energía como el de agua es mínimo, al igual que se tiene un control absoluto de las dosis de café. Todo ello se traduce en un ahorro considerable de dinero, tanto para la empresa como para los trabajadores.

 

Siempre disponible

Un dispensador de café está en servicio durante todo el día. No hay que estar pendiente de horarios o de que alguien se encargue de hacerlo. Simplemente hay que pulsar un botón. Por eso es ideal para la oficina, independientemente de turnos, jornadas que se alargan más de la cuenta o si quien quiere tomar café es el primero que llega por la mañana o el guardia nocturno. Siempre recién hecho y delicioso.

¿Qué otras razones se te ocurren para tener en la oficina un dispensador de café?

 

Posts relacionados:

 

 

optimizar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE