Beneficios del café para las plantas

Café

Seguro que has oído hablar de lo bueno que es utilizar los posos del café para tus plantas. Y es que este tipo de residuo orgánico puede ayudar a mejorar la tierra y darle mayor esponjosidad. En este artículo hablaremos de los beneficios del café para las plantas, ¡no te lo pierdas! 

Haz click y descarga el ebook gratis "Agua, bienestar y salud"

Café para las plantas: un plus para su desarrollo

El café es bueno para las plantas porque les brinda importantes nutrientes y minerales para su crecimiento y desarrollo óptimo, tal como el nitrógeno, fósforo y potasio.

Además de aportar esponjosidad, el café añade acidez a la tierra. Los granos recién tostados son ácidos, mientras que si se han usado tienen un pH neutro. De modo que para reducir el pH de la tierra hay que usar café que no haya sido infusionado, mientras que para usarlo como fertilizante se puede aprovechar tanto el poso como los restos de café preparado (como dirías en la cafetería: “sin leche ni azúcar, por favor”). Simplemente asegúrate de que la tierra no lleve componentes ácidos para no aportar demasiada acidez.

Muchas plantas que pueden beneficiarse de este hecho, como por ejemplo: 

  • Rosas

  • Azaleas

  • Hortensias

  • Gardenias

  • Frutillas

El café como fertilizante natural

Es común poner los posos del café directamente en la tierra de las plantas para utilizarlo como abono. De este modo se añade material orgánico a la tierra, cuyo beneficio principal es mejorar el drenaje y retener la humedad, además de airear el sustrato.

Otro de los beneficios del café para las plantas es que contribuye a que los microorganismos que potencian el crecimiento proliferen, además de atraer a las lombrices, cuyos efectos son más que interesantes, sobre todo para un jardín o una maceta de grandes dimensiones

Las 5 claves más importantes para preparar y usar abono de café

  1. Asegúrate de que las sobras de café estén completamente secas.

  2. Colócalas al sol para que no le crezcan hongos o se pudran.

  3. Almacénalas en un recipiente de vidrio o plástico.

  4. Riega tu césped o plantas con las sobras de café de manera uniforme.

  5. Mientras riegas, remueve la tierra para que las sobras de café se incorporen al suelo y se impregne mejor.

¿El café como pesticida?

Hay quien asegura que el café es un pesticida natural, sobre todo para impedir que las babosas entren al jardín. Se cree que puede que el suelo se convierta en abrasivo y el cuerpo de las babosas lo sufra, o que la cafeína sea perjudicial y prefieran no tener que enfrentarse a ella.

No obstante, cabe mencionar que existen experimentos en los que se ha demostrado que las babosas no dudan en atravesar un suelo de posos de café, y lo mismo ocurre con las hormigas, que aunque no tengan predilección por estos granos, no abandonarán el jardín si se esparce por el suelo.

El compostaje de los posos de café

Aprovechar los posos de café para hacer compostaje es una estupenda forma de disminuir los residuos, que de otro modo, acabarían en un vertedero. Los granos de café compostados aumentan el nivel de nitrógeno de esta abono natural y enriquecen la tierra, y es tan sencillo como echarlos a la pila de compostaje. También se puede hacer con los filtros de café una vez que han sido usados.

Para lograr un equilibrio en el compostaje, es importante añadir material de composta marrón (seco) en una proporción de 3 partes con una de café u otro tipo de compostaje verde.

Tanto si tienes un jardín de grandes dimensiones como si solo cuidas unas cuantas macetas, prueba a aprovechar los restos de ese café irlandés que tanto te gusta y aportar a tus plantas los beneficios de este residuo orgánico.

Los posos que sobran del café de tu desayuno son una excelente opción para dar vida a tu huerto o jardín. No los deseches y utilízalos de forma adecuada en tus plantas ornamentales o las alimentarias, principalmente las que son de raíz. ¡El café para las plantas puede dar mucha vida a tu jardín!

Descarga el ebook Combatir la fatiga