Café cortado: cómo se prepara y qué tipos de café son más indicados

Agua y Café

Para los amantes del café existen muchas formas de disfrutar de esta bebida que nos da energía para empezar con la rutina de trabajo o que hace más placenteros los descansos. El café es una de las delicias más consumidas del mundo y hay muchas formas de tomarlo. El café cortado es una de las más populares pero, ¿cómo se prepara un buen café cortado? ¿Qué tipos de café son más indicados para ello? ¿Vale la pena el café en cápsula? Vamos a descubrirlo.

Haz click y descarga el ebook gratis "Recetas ligeras"

Café cortado

El café cortado es, por definición, un café expreso con un chorrito de leche para suavizar su sabor y rebajar el grado de amargura del café, aunque no se debe confundir con el café con leche. Esta bebida se consume en todo el mundo, siendo la forma de preparación del café más popular alrededor del globo. 

De hecho, cada región lo nombra diferente: en Cuba y Puerto Rico, este tipo de café es llamado como “cortadito”, mientras que en Venezuela se lo denomina “marrón” para no confundirlo con el café expreso sin leche, al cual llaman “café negro”. En otros países se le llama “macchiato” respetando el nombre originario de Italia, su país de origen.

Lo llamemos como lo llamemos, el café cortado está delicioso y funciona muy bien como una alternativa al café expreso solo, se puede beber entre horas o si se prefiere después de las comidas. En pocas palabras, este tipo de café únicamente se “mancha” con un poco de leche.

¿Cómo hacer un café cortado?

Un exquisito café cortado se prepara de la siguiente forma:

  • Toma café en grano o una cápsula de café molido.

  • Calienta el agua dentro del depósito de agua de la cafetera. En el caso de las cafeteras italianas o monodosis, el agua llega a una temperatura de 90 grados.

  • Introduce la dosis de café molido o la cápsula y aprieta el botón para preparar el café.

  • Una vez preparado el café y depositado en el vaso, vierte un chorro de leche para suavizar el sabor.

  • Acompaña con azúcar, sacarina, leche condensada... si deseas endulzar un poco el sabor del café cortado.

Dependiendo del país, la preparación varía, por ejemplo, en el recipiente: en España, acostumbramos a servir el café cortado en un vaso de cristal típico de los carajillos (café con un chorro de alcohol).

También, existe una forma de preparación que se conoce como “café internacional”, en la cual se sirve el cortado en una taza de café mocca con una jarra de leche fría al lado para que el cliente mismo se sirva la dosis de leche que desee.

Tipos de café más indicados 

Al momento de preparar nuestro café cortado… ¿qué tipo de café es mejor? Hay quienes defienden el café molido tradicional y quienes se han sumado a la nueva tendencia del café monodosis en cápsula. Ambos cafés son idóneos para preparar un café cortado, puesto que las cápsulas monodosis, actualmente, mantienen el sabor del café recién molido prácticamente intacto, por lo cual no existe una diferencia notable entre un café y otro. 

Tanto el café molido como el café monodosis son una buena opción; el primero se puede preparar en casa y el segundo se puede, también, disfrutar en el trabajo o la oficina.

Café en cápsulas monodosis

Para los que no tienen tiempo de prepararse su café pero no pueden prescindir de él, las cápsulas monodosis son su solución. Se preparan en cafeteras eléctricas, italianas o exprés, en tan solo medio minuto. No pierden sabor y son ideales para preparar el café cortado, así como otros tipos de café

Podemos encontrar soluciones de café en todos los centros comerciales, sin embargo, algunas cafeteras solo aceptan cápsulas de su marca, lo que conlleva tener que desplazarse a una boutique de la propia empresa para poder adquirir dosis de café para tu cafetera. 

Existen otras alternativas más cómodas como elegir una máquina de café que acepte todo tipo de cápsulas, como por ejemplo, las cafeteras de cápsulas de Agua Eden. Esto evitará que estemos atados a una marca de café y que podamos disfrutar de nuestro cortado con toda comodidad y en cualquier lugar. Un buen café recién molido, un chorrito de leche y… ¡a disfrutar!

Descarga el ebook Combatir la fatiga