Qué es el café orgánico y por qué consumirlo te sentará genial

Café

Una buena taza de café es, sin lugar a dudas, uno de los grandes placeres que existen. Hay quién lo necesita para activarse cada mañana y quién lo consume durante todo el día o toda su jornada laboral. Esto lo convierte en un producto extensamente comercializado en todo el mundo. Una de las opciones de consumo es el café orgánico, que sigue unas pautas de producción muy concretas que te contamos en este post.

Haz click y descarga el ebook gratis "Agua, Bienestar y Saludl"

¿Qué es el café orgánico?

El café orgánico se diferencia del café convencional en su modo de cultivo y producción. En el caso del café orgánico, los fertilizantes que se usan son orgánicos, como por ejemplo la pulpa de café o el estiércol de gallina. 

La mayoría del café orgánico se cultiva de modo tradicional: en plantaciones sombreadas entre bosques frondosos. Esto facilita que las aves que habitan en estos árboles cumplan la función de proteger de insectos a la planta del café. Así se evita el uso de insecticidas y otros productos químicos, y se mantiene vivo el ecosistema de la zona.

Otra gran ventaja de este tipo de cultivo es que el bosque protege las plantaciones, de manera que estas resisten mejor los cambios repentinos de clima, propios del cambio climático.  

Este tipo de cultivo produce un grano de café más rico en antioxidantes saludables, lo que hace que, incluso, se puedan apreciar diferencias en aroma y sabor. 

Formatos del café orgánico

El café orgánico puede encontrarse en grano, molido pero también en un café en càpsulas. Por ejemplo, las cápsulas Tierra, Bio Organic son una manera excelente de obtener todas las ventajas del café orgánico desde tu cafetera de cápsulas. 

Los beneficios de tomar café

Un consumo moderado de café aporta a nuestro organismo más ventajas que inconvenientes. Pero, ¿qué es un consumo moderado? Se considera que son unas 2 o 3 tazas de café expreso -o 10 tazas si se utiliza una máquina de filtro- al día. Esto representa entre 400 mg y 500 mg de café diarios. 

Aunque una cosa está clara, y es que cada cuál sabe cuánto café puede tolerar. Hay personas a las que más de dos cafés ya les impiden descansar correctamente y, en cambio, otras a las que ni un café justo antes de ir a dormir les quita el sueño. 

Sin olvidar, pues, que las cantidades dependen de cada persona, lo que sí demuestran diversos estudios es que el consumo moderado de café beneficia a tu cuerpo en varios aspectos:  

  • Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Diversos estudios han demostrado que, si tomas 3 o 4 tazas de café al día, tienes un 19% menos de probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardiovascular. 
  • Combate la depresión. Algunas investigaciones demuestran que tomar una taza de café al día reduce en un 15% la probabilidad de sufrir depresión, ya que aumenta los niveles de serotonina, que eleva el estado de ánimo.  
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer. Según un estudio publicado en el European Journal of Cancer Prevention, las personas que consumen al menos 3 tazas diarias de café tienen un 18% menos de probabilidades de sufrir cáncer.  
  • Protege el hígado. Un estudio de la universidad de Southampton concluyó que beber café reduce las posibilidades de sufrir cirrosis. 
  • Reduce el riesgo de padecer alzhéimer. El café protege a tu organismo de padecer enfermedades neurodegenerativas, como, entre otras, el alzhéimer o el párkinson. Esto se debe a que la cafeína potencia una enzima del cerebro que tiene un efecto protector contra la demencia. Además, cuando el párkinson ya se ha manifestado, el consumo de café puede ayudar a mejorar el control de los movimientos.
  • Protege de la diabetes tipo 2. Según diferentes estudios, cada taza de café que tomas al  día reduce en un 7% el riesgo a desarrollar esta enfermedad. 
  • Disminuye la mortalidad en general. Un estudio de la universidad de Navarra, sobre más de 22.000 personas, reveló que las personas que consumían al menos 4 tazas de café al día tenían un riesgo de mortalidad un 64% menor que quienes no consumían café casi nunca. 

Elijas café orgánico o café tradicional, lo que está claro es que puedes sacarles el máximo provecho a sus beneficios tomándolo con moderación. ¿Has probado ya el café orgánico? ¿Nos cuentas en los comentarios qué te ha parecido?