Café verde: beneficios para la salud y cómo prepararlo

Café


En el universo cafetalero, el café verde es quizás la variedad menos conocida. Sin embargo, es probable que hayas escuchado hablar de sus beneficios y de sus múltiples propiedades. Si sientes curiosidad, sigue leyendo, te explicamos qué es el café verde y por qué cada vez más personas se rinden a sus bondades.

Haz click y descarga el ebook gratis "Cenas Sanas"

¿Qué es el café verde?

El café verde no es más que el café en estado natural. El grano es verde porque no está tostado. Para comercializarlo, se envasa directamente antes de que se madure totalmente.

¿Sabías ya que en su estado natural el café es verde? Para poder consumirlo, como generalmente se hace, es necesario tostarlo. Esto hace que pierda algunas de sus propiedades naturales. Hasta ahora, el café verde no tenía tan buena fama, básicamente por desconocimiento.

Preparar la bebida a base de granos de café verde tiene como resultado una bebida de sabor más amargo y aroma intenso que el café negro. Algunos expertos aseguran que, cuando se tuesta, el café pierde algunas de sus propiedades naturales. Además, aseguran que los beneficios del café verde son más destacables que el caso del grano tostado. ¿Quieres saber cuáles son?

Beneficios del café verde

Si has oído hablar del café verde, casi con total seguridad es por su fama de adelgazante. El café verde es rico en ácido clorogénico, un compuesto que evita la concentración de grasas, pues es capaz de estimular el metabolismo de los lípidos. Además, también es un potente saciante; por lo que evita que piques entre horas. Por si esto no fuera poco, el café verde tiene otros beneficios:

  • Los granos de café verde son grandes aliados de tu sistema inmunológico. Ayuda a la eliminación de los elementos tóxicos y dañinos del organismo. Contiene potentes protectores contra radicales libres, virus y hongos. Por tanto, mejora la salud en general.

  • El café verde tiene altos niveles de compuestos volátiles —como el ácido gamma-aminobutírico, la teofilina o el galato epigalocatequina— que mantienen a raya la salud de la piel y evitan que aparezcan las arrugas.

  • También cuida del cabello gracias a los antioxidantes que contienen los granos de café verde. Además de mantener el pelo sano, también lo fortalece y previene la alopecia androgenética. Este tipo de calvicie es más común en hombres, pero puede afectar también a las mujeres.

  • Como el café verde reduce el efecto de los radicales libres, mejora la salud en general y retrasa el envejecimiento. Esto se debe a la presencia de agentes antioxidantes de la familia de los polifenoles. Gracias a ellos, se evitan los trastornos cardíacos, la artritis o los problemas de visión relacionados con la edad, como las cataratas.

  • Al contrario de lo que pueda parecer, el café verde ayuda a reducir el estrés y la presión arterial. El responsable de este beneficio es el mismo que hace del café verde un excelente adelgazante: el ácido clorogénico.

  • Como en el caso del café negro, el verde mejora el foco mental. Los granos de café, verdes o tostados, tienen compuestos específicos que mejoran las funciones neurotransmisoras que ocurren en el cerebro. Algunos expertos apuntan a que podría reducir la posibilidad de padecer alzheimer. Un estudio publicado en el Journal of Nutritional Neuroscience expone afirma que el ácido clorogénico previene la condición degenerativa del cerebro.

  • El café verde podría también reducir los niveles de azúcar en sangre y, como ya hemos apuntado, también el peso corporal. Ambas circunstancias son las idóneas para curar la diabetes tipo 2.

  • Un plan détox funciona mejor si incluye café verde. Sus componentes ayudan a limpiar el hígado dejándolo libre de toxinas, colesterol malo, grasas innecesarias…

Cómo preparar café verde

Si quieres disfrutar de los beneficios del café verde, no puedes dejar de probarlo. Solo necesitas conseguir los granos de café sin tostar. Por suerte, dado que se ha puesto muy de moda, no te resultará muy difícil conseguirlos. También se comercializa molido. Si no cuentas con un robot de cocina o procesador de alimentos potente, te recomendamos adquirir el café ya molido, pues los granos de café verde son mucho más duros que los tostados.

La mejor cafetera para infusionar el café verde es una de émbolo. Para hacer una taza necesitarás unos 15 gramos de café verde molido y unos 250 ml de agua hirviendo, mejor si es mineral. Incorpora ambos ingredientes a la cafetera y deja reposar 5 minutos. Transcurrido ese tiempo, baja el émbolo de la cafetera y sirve.

Puedes endulzar el café verde con lo que quieras: azúcar, estevia, miel, sirope de agave. Otra opción es no endulzarlo, aunque ya te adelantamos de que el sabor es mucho más amargo que el del café negro. Si eres partidario de evitar los azúcares añadidos, puedes probar añadir otros ingredientes a la preparación, como hojas de menta o una ramita de canela.

Si incluyes el café verde en tu dieta, no bebas más de dos tazas al día. Si quieres usarlo como saciante y para bajar de peso, prueba a tomar la primera taza en ayunas. Por último, una sugerencia para el verano: pruébalo frío con hielo y limón. ¡Todo un descubrimiento!