Cenas para bebés: ¿qué les podemos dar?

cenas para bebés
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Los pediatras recomiendan que hasta los 6 meses se alimente a los bebés únicamente con leche, ya sea materna o preparada. A partir de esa edad es cuando, además de la leche, se les puede ir introduciendo otros alimentos de forma complementaria.

Lo más habitual es que el pequeño tome leche con cereales por la mañana y, al mediodía, se le ofrezca un plato con verdura y un poco de carne o pescado. La media tarde puede ser el momento ideal para empezar a introducirle la fruta. Pero todavía nos quedan las cenas y, en ocasiones, los padres nos agobiamos porque no sabemos cuáles son los alimentos más idóneos para la ultima comida del día.

 

Cenas para bebés: algunos consejos

En realidad, no existen unos parámetros rígidos y únicos a la hora de planificar las cenas de los bebés. Todo depende de cómo se esté adaptando el niño a la introducción de nuevos alimentos y de lo tragón que sea.

Si el niño no es un apasionado de la comida y por la noche no se muestra demasiado receptivo a probar alimentos nuevos, podemos seguir dándole únicamente leche con algo de cereales. Puede estar así hasta el año de vida sin que su crecimiento ni desarrollo se vaya a resentir en absoluto. Aunque poco a poco vamos a tener que darle una cena un poco más consistente y variada, que incluya verdura, carne, pescado, huevo, etc.

 

 

Algunos consejos para que las cenas de los bebés no se conviertan en una tortura para los niños y sus padres son estos:

  • Introducir los alimentos de forma progresiva, sin forzar al niño o niña. Debemos aceptar que a la mayoría de los pequeños les cuesta adaptarse a nuevas texturas o sabores y tener perseverancia y paciencia.
  • En todo caso, no es recomendable introducir alimentos totalmente nuevos en las cenas por un motivo importante: debemos observar si aparece en el niño alguna reacción negativa, como una erupción en la piel por ejemplo. La detección de este o de algún otro problema de salud en el pequeño es más complicada de noche, ya que tanto adultos como bebés nos solemos ir a dormir poco después de la comida. De ahí, que sea mucho mejor introducir los alimentos nuevos al mediodía o por la tarde.
  • En cuanto a si les hemos de dar los alimentos de la cena triturados o sólido, lo más práctico es empezar triturándoselos  y luego pasar a un formato sólido blando. Solamente podremos empezar a darles alimentos sólidos más duros cuando empiecen a salirles los dientes y, por lo tanto, ya puedan masticar.
  • Algunos ejemplos de cenas compuestas de alimentos sólidos blandos ideales para los bebés son: tortilla francesa, huevo cocido, verduras cocidas, carnes o pescados también cocidos, pan y frutas blandas.

 

Para terminar, volveremos a insistir en el tema de la flexiblidad. Por ejemplo, si vemos que el bebé no acaba de aceptar bien los alimentos sólidos y observamos que lo único que hace es juguetear con 2 ó 3 trozos, no tenemos que poner en reparos en volver a triturárselo o mezclárselos con leche o cereales. Recuerda que la alimentación de los bebés es como una carrera de fondo, donde hay que tener tesón, perseverancia y estrategia.

 

Post relacionados:

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE