Cocina sana con quinoa: por qué añadirla a las recetas

"cocina-sana"
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La salud está ligada a una cocina sana. Por ello es vital elegir alimentos que le aporten al organismo los nutrientes y energía necesaria para afrontar las tareas diarias y que a la vez sean saludables.

Para llevar una correcta alimentación no hay nada mejor que conocer en profundidad los alimentos que se añaden a los platos. En esta ocasión hablaremos de la quinoa, conocida como “el grano de oro”, una semilla vegetal que está empezando a ser habitual en las despensas, pero antes, recordaremos la importancia de la dieta mediterránea en nuestra cultura.  

 

Dieta mediterránea: la aliada para una cocina sana

La dieta mediterránea ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

Ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

 

Tradicionalmente, hablar de dieta mediterránea es pensar en un estilo de vida que potencia una manera de cocinar saludable:

  • Predilección por productos de origen vegetal como frutas, verduras y hortalizas.
  • Consumo de productos poco procesados.
  • Ingerir alimentos de temporada y locales.
  • Respetar los ciclos naturales de desarrollo de las especies.
  • Cocinar los platos diariamente.
  • Emplear aceite de oliva como base.
  • Comer en familia en torno a la mesa.

Esta sabia combinación de ingredientes, técnicas o costumbres favorece el bienestar.

 

Quinoa para una cocina sana

Hay variadas razones para añadir quinoa a los platos:

  • Tiene más proteínas que la mayoría de los alimentos de origen vegetal.
  • Contiene aminoácidos esenciales y oligoelementos.
  • Tiene un gran valor nutritivo
  • Tiene capacidad anti-oxidante y antiinflamatoria, entre otras.
  • Es fácilmente digerible.

 

Consejos sobre quinoa

Una cocina sana también implica que los ingredientes que se consuman sean de calidad y frescos o que además estén debidamente manipulados o conservados.

  • Almacenamiento. Guardar los granos de quinoa en un envase hermético ayudará a que se mantenga durante más tiempo. Si se deja en el frigorífico se conservará de 3 a 6 meses.
  • Preparación. Para quitar cualquier posible resto de saponinas (presentes en la zona exterior de la simiente y de sabor amargo), se puede introducir la quinoa en un colador, y, a continuación, limpiarla con suavidad con las manos mientras se deja caer agua fría sobre ella.
  • Elaboración. Para cocinarla hay que incorporar por cada parte de quinoa tres partes de agua en un recipiente. Cuando el agua empiece a hervir, se baja la temperatura para cocinar a fuego lento y se cubre el recipiente.
  • Tiempo de cocinado. Una taza suele tardar unos 15 minutos en estar lista. Se aprecia que la quinoa está preparada porque los granos se verán con una tonalidad translúcida.
  • Incrementar su sabor. El sabor de la quinoa es parecido al de las nueces. Es posible potenciarlo, si antes de cocerse, se tuesta la quinoa en una sartén a fuego medio-bajo. Será necesario remover la quinoa continuamente durante alrededor de 5 minutos.

 

La quinoa es muy versátil, se puede consumir en recetas saladas y dulces. Esto posibilita añadirla, por ejemplo, a las recetas caseras de albóndigas o galletas.

Comer de forma saludable es la base de una vida sana. Al planificar los menús con platos variados y equilibrados, es posible disfrutar de un día a día más pleno.

 

Post relacionados:

 

 

Alimentación y recetas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE