Cómo convertir en más apetitosa y divertida la comida para los niños

comida para niños
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La alimentación es muy importante para todos, pero durante los primeros años de vida es aún más necesario prestar la máxima atención a la dieta por una razón muy sencilla: debemos asegurarnos que en los menús diarios de los niños incorporamos todos los nutrientes necesarios, así como las vitaminas y otros elementos. Es la única forma de garantizar su correcto desarrollo físico y mental.

El problema es que frente al deseo de los padres de que sus hijos lleven una alimentación sana y equilibrada, nos encontramos con la tendencia de la mayoría de niños de mostrarse muy reticentes a probar nuevos alimentos, distintos en sabor y textura a lo que están acostumbrados.

 

Claves de la alimentación infantil

  • La dieta de los niños deber ser lo más variada y equilibrada posible, con el fin de evitar algún déficit nutritivo.
  • No se debe tratar de introducir un nuevo alimento demasiado de golpe, sino que debemos tratar de hacerlo de forma progresiva.

 

 

  • Intentar que se tomen los alimentos que no les gustan al principio de la comidas, que es cuando tienen más hambre,
  • Evitar las chucherías, la bollería, las grasas saturadas, los embutidos grasos y las bebidas azucaradas.

 

Esquema de un dieta óptima para niños

Los siguientes categorías de alimentos no deberían faltar en la dieta de un niño, siendo las raciones recomendadas las que se citan a la derecha:

  • Carne: 2 porciones diaria de carne.
  • Pescado: 2 veces por semana.
  • Vegetales cocidos y crudos: 3-5 raciones diarias.
  • Leche: 2 vasos de leche al día.
  • Huevo: 3 huevos por semana.
  • Frutas: 3 piezas por día.
  • Legumbres: 1 ración diaria.

En lo que respecta al número de calorías recomendadas, no existe una regla absoluta, puesto que depende de muchos y variados factores como:

  • Edad y sexo del niño.
  • Peso, altura y complexión.
  • Hábitos de actividad física.

Como referencia, podemos citar que un niño o un niña de aproximadamente 3 años no suele sobrepasar las 1.500 calorías diarias. A los 10 años, sí que llegan a las 2.000 calorías y muchos las sobrepasan ampliamente, llegando a comer más que muchos adultos. Mientras el peso del chico se mantenga en unos niveles normales, no existe ningún motivo de preocupación.

 

Cómo lograr que los niños coman de todo

Sin existir una fórmula mágica, debemos seguir una estrategia bidireccional que, por un lado, tenga en cuenta los gustos habituales de los niños y, por otro, intentar que los alimentos nuevos o no tan atractivos les entren por la vista.

En el primer grupo, es decir, aquellas comidas que los niños tienden a devorar estarían:

  • Sopas y cremas.
  • Croquetas.
  • Arroz .
  • Tortilla francesa.
  • Guisantes con jamón.
  • Huevos al plato.
  • Muslo de pollo con judías verdes.
  • Berenjenas rellenas de carne o pescado.

 

En el otro extremo de la balanza se encontrarían la verdura y el pescado. Son alimentos difíciles, a los que hay que recurrir a trucos como:

  • Rellenar las verduras con carne o algún otro ingrediente que les guste o acompañárlos con alimentos de su agrado.
  • Presentar los platos que menos les gustan de forma divertida, por ejemplo creando formas sencillas con los ingredientes o con un poco de salsa.

Con un poco de imaginación y mucha paciencia los niños acaban comiendo de casi todo. ¡Mucho ánimo!

Post relacionados:

 

 

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE