Cómo hacer comida saludable con recetas fáciles

comida saludable recetas faciles
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Elaborar comida saludable no es difícil si elegimos recetas fáciles, nutritivas y que estén alineadas con la época del año en que nos encontremos, ya que no siempre nos apetece comer lo mismo. Además las necesidades del organismo también son diferentes según la estación.

En primavera es un buen momento para aprender a disfrutar de la fruta: las frutas del bosque tales como las moras, las frambuesas o las fresas son un perfecto complemento para postres, ya sean de flan, con nata, o macedonias con zumo. Comer fruta cada día es indispensable para llevar una vida sana, y aprender a jugar con sus sabores abre un abanico de posibilidades magnífico en nuestra cocina.

En verano, en cambio, toca hidratarse. Los fuertes golpes de calor hacen necesario hidratar nuestro cuerpo todo el tiempo, y no sólo se trata de la piel: beber mucha agua, comer melón, sandía, tomar zumos naturales y preparar platos fríos (como ensaladas y arroces) nos ayudarán a mantenernos frescos por dentro y a tener digestiones ligeras, a pesar del intenso calor.

 

 

En otoño, el cambio drástico de temperaturas (del calor al frío) provoca muchos resfriados, así que reforzar nuestras defensas es importante. Hay ciertos alimentos que nos pueden ayudar a estar preparados: las setas, muy típicas de esta época del año, tienen muchos minerales y muy beneficiosos para nuestro organismo; así como las castañas, que además se pueden acompañar de postres dulces. Pero ¿qué sería el otoño sin los higos? Es una fruta deliciosa que aporta muchas vitaminas (del tipo B) además de ser rica en calcio y hierro. El caqui también es una excelente opción, teniendo grandes cantidades de anti oxidantes y fibra, previniendo el estreñimiento.

En invierno nos conviene comer alimentos que sean antibióticos naturales, como la naranja, la guayaba o la mandarina (que contienen vitamina A y C) o la cebolla, el ajo y el limón, que pueden acompañar cualquiera de nuestros platos aportando sabor y una gran dosis de vitaminas.

Sin embargo hay una receta que nunca falla, en ninguna mesa y en ninguna estación del año: un plato fresco y ligero. Entra solo, tiene sabor y se digiere con facilidad. Te damos unas cuantas ideas de recetas que llenarán tus menús de color, sabor y alimentos saludables.

 

Algunas ideas de recetas fáciles según la época del año

Ensalada de remolacha (1h 25 min)

Esta receta árabe es ideal para servir en un día caluroso.

Limpiamos las remolachas con esmero -pero sin estropear la piel-; las ponemos en una olla, las cubrimos con agua y las llevamos a ebullición. Tapamos la olla, bajamos el fuego y las dejamos cocer entre 25 y 40 minutos, dependiendo de su tamaño, hasta que la remolacha grande se note blanda al pincharla.

Mientras, ponemos 4 cucharadas de aceite, 1 cucharada y media de vinagre, una cebolla y una pizca de sal en un bote (con tapa de rosca); lo agitamos hasta que la mezcla emulsiona y lo reservamos.

Sacamos las remolachas de la olla, las escurrimos y las pelamos. Las cortamos en trozos grandes, las ponemos en un cuenco y les añadimos el aliño que hemos preparado. Tenemos que taparlas y reservarlas en el frigorífico durante 1 hora.

Antes de servir la ensalada en la mesa, la mezclamos bien y la pasamos a una fuente. Se puede acompañar con un bol de salsa de ajo, o también salsa yogur. Es una receta que combina muy bien con otros platos, sobre todo los fritos, así que puede mezclarse con el resto del menú.

Crema de puerros (30 minutos)

Plato delicioso y muy nutritivo que nos entra de maravilla cuando hace fresquito. Perfecto para llevar en tupper y calentarlo en el microondas del office de la oficina. En en menos de 30 minutos y con pocos ingredientes se puede preparar una crema para chuparse los dedos.

Lo primero que hay que hacer es pelar y limpiar bien los puerros, lo cual es muy fácil y rápido si se les hace un corte en cruz a lo largo y se deja que caiga abundante agua colocándolos debajo del grifo.  A continuación, se parten bien y se rehogan en una cacerola con mantequilla y un toque de aceite para que no se queme la mantequilla. Luego se añaden las patatas una vez peladas y se salpimenta todo.

El siguiente paso es cubrirlo todo con el caldo de pollo y se deja cocer durante 15 minutos a fuego medio.  Una vez está todo cocido se tritura con la batidora. Seguidamente, se le agrega nata y se mezcla.  Finalmente se rectifica de sal y, si se quiere, se le puede añadir un poco de queso para darle un toque diferencial y de calidad.

Arroz con salchichas

Este plato es ideal para comerlo en cualquier época del año y le ponemos poner una puntuación de diez por su excelente relación entre precio y esfuerzo de preparación y  resultados obtenidos.

Dicho de otra forma, se cogen cuatro ingredientes de los que siempre tenemos en casa y en un momento sale un plato para chuparse los dedos: la envida de los compañeros de la oficina.

Comenzamos como en la mayoría de las recetas de arroz, friendo aparte (pochando) la cebolla, el ajo y el pimiento a fuego lento. Una vez pochado, agregamos las salchichas troceadas y salteamos. Agregamos el arroz y rehogamos para que coja el sabor que haya soltado la salchicha Por último, cubrimos con el caldo y dejamos que se haga el arroz durante unos 18-20 minutos.

 

Post relacionados:

 

Alimentación y recetas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE