Cómo sacar el máximo provecho a una cafetera automática

cafetera automática
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

En un lugar de trabajo hay algunos elementos que no pueden faltar nunca. Uno de ellos es una buena cafetera, que ofrezca un agradable respiro en los descansos o un detalle a quien viene de visita. Hay muchos tipos de cafeteras, y de todos ellos la más prácticas para la oficina es la cafetera automática.

Hoy podemos clasificar estas cafeteras en dos grupos. Por una parte están las cafeteras de cápsulas, cada vez más conocidas y fáciles de utilizar. Por otro están las cafeteras automáticas que utilizan café en grano, especialmente recomendadas para gran consumo

En cualquier caso, hay una serie de consejos para sacarle el máximo rendimiento a la cafetera. Aquí tienes los más importantes.

 

Cafetera automática de cápsulas

La cafetera de cápsulas es práctica porque es muy fácil de limpiar y puede usarla cualquiera. Solo hay que poner la cápsula en el hueco correspondiente y pulsar un botón. Después se quita la cápsula usada y se pone otra para preparar otro café.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Agua, bienestar y salud"

 

Para sacar el máximo de esta cafetera es fundamental prestar atención al tipo de cápsula que se utiliza. No es buena idea tratar de ahorrar dinero con cápsulas que no hayan sido fabricadas específicamente para la cafetera, ya que pueden causar averías o no sacar el café de forma adecuada. Por eso, usa solo las que se combinen con la máquina que tienes.

Además, y aunque la limpieza es sencilla, se tienen que revisar de vez en cuando las piezas extraíbles. Si hay restos de café o humedad, hay que limpiarlas bien y secarlas antes de volver a colocarlas en la máquina.

 

Cafetera con molinillo incorporado

En oficinas con un consumo elevado de café, o donde todo el mundo tome la misma variedad, se puede usar una cafetera automática con molinillo. Esta tiene una tolva para poner los granos de café tostados, y al pulsar el botón la máquina se encarga de moler, dosificar y preparar el café perfecto según se haya ajustado.

En este caso lo mejor es asegurarse de que el agua tiene la temperatura adecuada para que el café esté bien. Además de esperar a que se acaben los granos que hay en la tolva y limpiar con un cepillo el molinillo. Así siempre funcionará perfectamente.

 

La importancia del agua

Si es fundamental escoger un café de buena calidad, igual de importante es el agua con el que lo vamos a preparar. Lo mejor es usar agua filtrada o mineral, para evitar acumulaciones de cal que con el uso pueden provocar averías en la máquina.

No solo para prevenir problemas de funcionamiento. El agua tiene mucho más que ver en el sabor del café de lo que se puede imaginar. A menudo se escuchan quejas de lo malo que está el café simplemente por el hecho de que no se ha utilizado el agua adecuada. Para sacar todos los matices de los granos es fundamental cuidar también la calidad del líquido que se utiliza.

Con estos sencillos consejos podrás disfrutar en tu oficina del incomparable sabor de un buen café.

 

Posts relacionados:

 

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE