Conciliación laboral y familiar: trucos para conseguirlo con éxito

"conciliacion-laboral"
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La vorágine de vida actual hace que ser padres sea casi un reto de superhéroes. Lograr la conciliación laboral y familiar es poder disfrutar de tiempo de calidad junto a los hijos. ¿Cómo hacerlo posible?

Antes de ver qué herramientas tienen a su alcance los progenitores para lograr conciliar al ámbito profesional y personal, conviene recordar que este es un derecho amparado por ley.

 

Conciliación laboral y familiar: un derecho para todos los trabajadores

Pocas personas conocen que la conciliación es uno de sus derechos. La Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres es el documento que lo garantiza.

La conciliación entre trabajo y familia hace posible que una persona pueda acceder y mantenerse en el mercado laboral sin que su ámbito familiar se vea damnificado por ello, y que este tampoco represente para la empresa un obstáculo que merme las oportunidades de promoción del empleado.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Productividad y gestión del tiempo"

 

También facilita que ambos progenitores participen por igual en la crianza, educación y cuidado de sus hijos. 

 

Cómo lograr la conciliación entre la vida laboral y personal

El ritmo de vida que impone la sociedad actual genera innumerables contratiempos a la hora de conciliar el lado profesional y familiar de una persona. ¿Qué mecanismos tiene a su alcance para hacerlo factible?

  1. Perder el miedo a hablar con la empresa. Con el fin de que se fomenten medidas que favorezcan la conciliación laboral como pueden ser el trabajo desde casa o la flexibilidad en la hora de entrada, los trabajadores pueden transmitirle a la empresa que esa predisposición generaría una mayor confianza hacia ella, un aumento de la motivación hacia el puesto que desempeñan o un mejor rendimiento o concentración en las tareas a desarrollar.
  2. Cada cosa en su sitio. Además de no llevarse trabajo a casa, también se deben dejar allí las preocupaciones y los problemas.
  3. Educar en igualdad. Promover desde una edad temprana que los hijos e hijas ayuden por igual en las labores domésticas.
  4. Reparto igualitario de las responsabilidades. Romper definitivamente con los roles de género. El hombre también debe participar en aquellas tareas que la sociedad ha asignado tradicionalmente a las mujeres, como pueden ser el cuidado de los menores enfermos o de los familiares dependientes.
  5. Toda la unidad familiar debe colaborar. Los más pequeños también pueden asumir labores del hogar cuya complejidad o sencillez vendrá determinada por su edad. A medida que crezcan se pueden ir incrementando.
  6. Distribuir el tiempo dejando espacio para las aficiones. Si las 24 horas del día consisten simplemente en ir tachando obligaciones y tareas pendientes de una lista, esa jornada solo generará angustia o agotamiento. Hay que asignar momentos para el esparcimiento donde la mente pueda liberarse de la presión.
  7. No verse obligado a aceptar todos los compromisos familiares o de amistades. Forzarse a estar en todos y cada uno de estos eventos puede llegar a ser contraproducente si se hace exclusivamente por imposición y no por verdadero deseo de ir.
  8. No pretender hacerlo todo. Es necesario asumir que un día tiene solo 24 horas. Hay que ser realistas, aceptar que cada tarea o actividad requiere de su tiempo, que somos seres humanos y no robots, y que no siempre es posible llegar a todo.
  9. Realizar gestiones online. Permite ahorrar tiempo. No solo se puede hacer la compra familiar, incluso hay telefarmacias, y, actualmente, también los organismos públicos permiten realizar muchos trámites a distancia.

 

Estos pequeños trucos pueden evitar la colisión entre el ámbito laboral y personal, y, al alejar el estrés de la vida cotidiana, hacen posible que la unidad familiar conviva en armonía.

 

Posts relacionados:

 

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE