Conoce los principales riesgos ergonómicos en el trabajo de oficina

Agua y Café


Aunque se trata de una actividad laboral bastante sedentaria, que se realiza en un lugar tranquilo y cerrado y sin peligro aparente, en los trabajos de oficina se dan un serie de factores diversos que pueden entrañar riesgos ergonómicos que afectan a la salud y el bienestar del trabajador. Algunos de estos factores son el diseño del mobiliario (mesa, sillas o pantallas de visualización de datos) o los factores ambientales como la iluminación, el ruido o la temperatura.

Tipos de riesgos en la oficina

Los principales riesgos ergonómicos asociados al trabajo de oficina se pueden dividir en tres categorías: carga postural, condiciones ambientales y aspectos psicosociales.

 

Carga postural

Los daños de salud más habituales relacionados con la carga postural tienen que ver principalmente con: el espacio o entorno, el diseño de la silla y mesa del trabajo y la ubicación del ordenador y otros elementos informáticos. Los problemas de salud más comunes son:

  • Molestias y lesiones musculares.
  • Trastornos circulatorios.

Condiciones Ambientales

Los problemas de iluminación, como reflejos, deslumbramientos o zonas mal iluminadas, los excesos en la temperatura (demasiado frío o calor) o la existencia de fuentes de ruido excesivo son los motivos de diversas molestias y problema de salud de los empleados que realizan su trabajo en oficinas:

  • Alteraciones y fatiga visual.
  • Trastornos respiratorios.
  • Problema de concentración, irritabilidad y nerviosismo.

Aspectos psicosociales

Una organización inadecuada de las tareas y trabajos o conflictos  en las relaciones entre compañeros o con los superiores a menudo provocan problemas de carecer psíquico o psicosomático como:

  • Nerviosismo,
  • Depresión y ansiedad
  • Fatiga crónica.
  • Problemas físicos de carácter psicosomático: problemas digestivos, taquicardias, cefaleas, etc.

Las soluciones

Como lo verdaderamente importante no es el problema sino la solución, a continuación desvelamos las principales medidas para evitar, o disminuir los efectos, de cada uno de estos problemas:

  • El entorno de trabajo debe ser lo suficientemente espacioso para que no se tengan que adoptar posturas forzadas o estáticas.
  • En cuanto a la silla, esta debe permitir la movilidad de la espalda y de las piernas, así como adaptarse a los movimientos del trabajador. El asiento ha de ser estable y garantizar la libertad de movimientos y una postura cómoda y el asiento llegar, como mínimo, hasta la parte media de la espalda.
  • La mesa debe tener la altura (entre 72 y 75 cm.) y medidas adecuadas (como mínimo 160 cm. de ancho por 90 cm de profundidad).
  • Otro aspecto importante es la pantalla del ordenador: debe estar situada frente a nosotros a una distancia mínima de 55 cm. La radiaciones deben reducirse al mínimo, la imagen ha de ser estable y sin destellos y los caracteres bien definidos.
  • La temperatura en el interior de los lugares donde se realizan trabajaos sedentarios, como las oficinas, debe ser de entre 17 y 26º centígrados y la humedad entre el 30 y el 70%. Para lograr esta temperatura se deben procurar las condiciones de ventilación y aislamiento de paredes y ventanas adecuadas, así como instalar y programar óptimamente los aparatos de aire acondicionado y calefacción.
  • Si el ruido procedente del exterior es excesivo, se deberá atenuar con la instalación de los componentes estructurales necesarios en paredes, techos y ventanas, con el fin de lograr un suficiente aislamiento acústico.
  •  Los riesgos asociados con los aspectos psicosociales se pueden prevenir en gran medida con una organización equilibrada de las tareas sin que se someta a los empleados a cargas excesivas de trabajo, mejorar la comunicación y el manejo de conflictos y fomentar medidas para conciliar la vida laboral con la familiar y personal.

 riesgo ergonómico en el trabajo

 

Post relacionados: