Cosas para que los niños coman mejor

cosas para niños
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La teoría es muy clara: es imprescindible que los niños lleven una alimentación equilibrada y variada para que puedan desarrollarse óptimamente tanto en el plano físico como en el mental. Sin embargo, llevar este propósito a la práctica no es tan sencillo, sobre todo porque muchos niños se muestran reticentes a probar nuevos alimentos y sabores y sólo quieren comer los platos a los que ya están acostumbrados y saben que les gustan.

 

¿Qué necesitan comer los niños?

Las necesidades de alimentación de los niños dependen mucho de la edad:

  • De 0 a 6 meses. En esta etapa los niños únicamente necesitan tomar leche materna o preparada en el caso de que la madre no pueda dársela por algún motivo.
  • De los 6 meses a los 2 años. Esta es una época crítica, en la que se deben ir introduciendo, de forma progresiva, los diferentes tipos de alimentos: verduras, frutas, legumbres, pescados, lácteos. Los pediatras aconsejan que los alimentos que les demos a los niños sean naturales y cocinados en casa.
  • A partir de los 2 años. Es una etapa en que a los niños se les puede dejar decidir cuánta cantidad come (en esto existen grandes diferencias de unos niños a otros)  pero no lo que comen. Es importante que coman en la proporción adecuada de todos los grupos de alimentos, y para ello se puede tomar como referencia la pirámide de la alimentación infantil.

 

Cómo convencer a los niños que tienen que comer de todo

Para algunos padres, conseguir que sus hijos lleven una alimentación equilibrada se convierte en un auténtico calvario. Muchos niños y niñas solamente quieren comer lo que les gusta, que además muchas veces son alimentos que hay que tomar de forma comedida como: bollería, golosinas, zumos no naturales o bebidas azucaradas.

 

 

Otro problema es que a los niños, y a muchos adultos, encuentran más sabrosos los alimentos con mucha grasa y sal, puesto que potencian los sabores. Esto explica que, en general, a los niños les encanten las carnes empanadas, la salchichas o el chocolate y muy poco o nada las verduras y las frutas.

Por suerte, existen una serie de trucos, que no son más que pequeñas cosas para que los niños coman mejor, altamente efectivos y bastante sencillos de llevar a la práctica.

  • Mejorar la presentación. Por ejemplo, podemos cortar las verduras a trocitos más pequeños, quitarle la piel a la judía verde o hasta dibujar formas divertidas en el plato, jugando con la colocación de las porciones de alimentos y haciendo dibujos sencillos con las salsas.
  • Mezclar los sabores. Si rellenamos una berenjena o cualquier otra hortaliza o verdura con un poco de carne que le guste, seguro que el niño se come todo el plato casi sin darse cuenta.
  • Introducir los nuevos alimentos cuando tenga más hambre. De esta forma estará más predispuesto a probar nuevas texturas o sabores.

 

Acabemos el artículo con un dato: los expertos en nutrición recomiendan que el niño ingiera, al menos, 5 raciones diarias de frutas, verduras y hortalizas. Una cifra que queda muy lejos de la realidad, puesto que recientes estudios indica que, en España, no llegan ni al 40% los niños y adolescentes que consumen fruta fresca, verduras y hortalizas al menos una vez al día.

 

Post relacionados:

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE