Descubre si tienes aptitudes organizativas

aptitudes organizativas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La formación académica y la experiencia actúan como principal filtro a la hora de elegir a una persona para un determinado puesto, y por eso se suelen colocar en un lugar destacado en el currículum. Sin embargo, en muchos puestos de trabajo lo que va a determinar la eficacia y eficiencia de un profesional en su día a día laboral son sus capacidades y actitudes organizativas.

 

¿Qué es la capacidad de organización?

Son las competencias y destrezas de una persona en lo que respecta a la planificación, organización e implementación de un plan de trabajo. Y también en las forma de comunicar el proyecto a un equipo de trabajo y resolver los problemas que se van sucediendo.

 

¿Cuáles son las principales aptitudes organizativas?

Existen 5 grandes tipos de capacidades y competencias que diferencia a las personas que realmente saben organizarse bien en el trabajo de las que no:

  • Capacidad de planificación. Los profesionales con aptitudes organizativas son capaces de planificar un plan de trabajo en función de una hoja de ruta o estrategia muy bien detallada, donde consten los objetivos del proyecto, recursos necesarios, formas concretas de ejecución y fechas estimadas, entre otras cuestiones.

 

 

  • Capacidad de concentración. Las personas bien organizadas suelen tener una gran capacidad de atención sobre las tareas que tienen que hacer en cada momento, sabiendo discernir muy bien entre lo verdaderamente importante o urgente y lo que se puede dejar para más tarde.
  • Capacidad de anticipación. Esta es otra gran virtud de las personas perfectamente organizadas. Tienen una gran intuición para anticiparse a los problemas y necesidades. De esta forma, casi nunca pierden el tiempo resolviendo complicaciones sobre la marcha y problemas de última hora. Optimizan las energías propias y del equipo de trabajo y los recursos disponibles.
  • Capacidad de adaptación. Por muy bien pensado y organizado que esté un proyecto, i siempre acaban surgiendo imprevistos y complicaciones. Casi nunca salen las cosas exactamente como las habíamos pensado: esto es algo inevitable con lo que hay que contar. Por este motivo, las personas organizadas saben adaptarse rápidamente a las nuevas situaciones, hacer cambios y ser flexibles.
  • Capacidad de comunicación. La mayoría de proyectos son colectivos. Por este motivo, las capacidades anteriores de poco sirven si el profesional no es capaz de comunicar al resto de personas implicadas en qué consiste el trabajo y cómo se va a llevar a cabo. Si además está a cargo de su equipo, también debe tener capacidad de liderazgo y de motivar al grupo.

 

Si estás buscando trabajo o promocionarte en el que ya tienes es importante y consideras que posees aptitudes organizativas es importante que la incluyas de forma destacada en tu currículum vitae.

Si quieres tener más oportunidades de ser escogido para un trabajo que te interesa, no dudes en citar en el currículum y la entrevista estas actitudes, así como también tus trabajos más destacados en la planificación y organización de proyectos.

 

Posts relacionados:

 

Bienestar en la oficina
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE