Diferencias de mantenimiento entre los distintos tipos de fuentes de agua para oficina

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Existen diversas soluciones para disponer de agua de calidad en la oficina o el hogar, en cualquier momento, a la temperatura ideal  y con la máxima comodidad para los empleados, lo cual supone una ayuda para elevar su nivel de satisfacción y bienestar.

A la hora de elegir el tipo de fuente de agua que mejor se adapte a las características y necesidades de cada empresa o lugar de trabajo, uno de los factores a considerar es el mantenimiento, pues existen diferencias entre la amplia oferta existente.

Los bidones de agua casi no precisan mantenimiento

La simpleza de los bidones de agua básicamente consisten en un dispositivo compuesto de un bidón de agua en la parte superior y una base o pedestal con uno o dos grifos, que apenas necesita mantenimiento.

Aparte de ciertas tareas básicas de higienización y la comprobación y resolución de algunas averías (normalmente son inexistentes o muy pocas) en el sistema de refrigeración, se puede afirmar que nos encontramos ante un producto con un mantenimiento cercano al cero, lo que convierte a los bidones en una solución muy interesante.

Las fuentes de agua conectadas a la red pública: higiene y cambio de filtros

Las fuentes de agua conectadas en la red púbica son una solución muy apreciada por ser muy económica, puesto que el agua se obtiene de la red pública y son muy fáciles de instalar. Además, se obtiene agua de gran calidad y sabor excelente gracias a sus filtros, por lo que es una solución ideal cuando se realiza un uso intenso por parte de bastantes personas.

En lo que respecta al mantenimiento, es algo mayor que el de bidones y requiere de  revisiones periódicas y algunas operaciones técnicas por parte del personal especializado, aunque sin suponer un coste demasiado elevado ni de gran complejidad.

fuente

Acciones de mantenimiento

  • HigienizaciónEs el proceso de desinfección interior y exterior de las fuentes y dispensadores de agua con el objetivo de ofrecer una mayor seguridad higiénica.
  • Cambio de filtros. Es necesario  realizar el cambio de filtros con la periodicidad adecuada, ya que es la única forma de asegurar el correcto filtrado de elementos nocivos para la salud, evitar el mal sabor y eliminar los malos olores. Normalmente, los tres filtros de los que consta la fuente se cambian cada 6-12 meses y el post-filtro cada año.
  • Puesta a punto. También es necesario realizar, periódicamente, una revisión completa del estado general de la fuente.

Las fuentes de osmosis inversa requieren también la sustitución de la membrana

Además de las fuentes convencionales, existen también las fuentes de osmosis inversa, las cuales incluyen una membrana osmótica que sirve para filtrar todo tipo de metales pesados presentes en el agua, como el  mercurio o el aluminio.

Esta filtración adicional requiere de una acción de mantenimiento extra: el cambio de la membrana una vez cada tres años o cuando se observe un deterioro excesivo.

La importancia del mantenimiento

El mantenimiento periódico de las fuentes de agua por parte de personal especializado es fundamental para:

  1. Garantizar el correcto funcionamiento de la fuente y alargar su vida útil 
  2. Mantener el buen sabor y la calidad del agua.
  3. Evitar contagios por bacterias que podrían haber anidado en el aparato.

Agua Eden es todo un referente en soluciones de agua, disponiendo de un equipo de especialistas dedicados al mantenimiento de la fuente. Este equipo, altamente cualificado, ha sido extensamente formado y sus componentes están certificados como especialistas en higiene por la EBWA

 

Post relacionados:

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE