Dispensador de agua, para hilar y estirar la salud y el bienestar

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Pueden encontrarse dispensadores de agua tanto en un centro de trabajo, como en un lugar público por el que circule una cantidad considerable de personas, y gracias a estas máquinas, la gente consigue una hidratación natural y con un agua de calidad.

La palabra dispensador resulta muy apropiada para designar estas fuentes de agua, tanto desde el punto de vista de los beneficios directos del agua para la salud y el bienestar de las personas, sino desde un punto de vista etimológico, es decir, del significado de la misma palabra en sí.

La palabra dispensador viene del término del latín "dispensar", dispendere, que significa "pesar para distribuir" o también solo "distribuir". A su vez, pendere, la mitad de la palabra latina, significa "valorar" y "estimar", nada más lejos en su significado "expender", entre otras acepciones.

No se trata de una palabra latina creada por los Romanos en la Antigüedad, sino que como término tiene sus raíces en términos aún más viejos, de naturaleza indoeuropea, que llegaron al latín como verbos derivados de la raíz spen, que significaba "estirar" o "hasta hilar".

Por este motivo, la denominación de dispensador de agua resulta totalmente apropiada, ya que se trata de una concepción muy amplia de su función, puesto que la hidratación que ofrece hila y une a unas personas con otras, encadenadas en su acto de beber agua mineral, por ejemplo, a la vez que la realiza en cada dispensación, en cada vaso de agua.

fuentes de agua en el hogar

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE