Dispensadores de agua, a cada uno lo suyo

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Los dispensadores de agua que se instalan en los centros de trabajo pueden ser de dos tipos, los que están conectados a la red y se alimentan del flujo del agua de abasto público, y los que incorporan agua de manantial elegida por el distribuidor de la marca.

Ambos sistemas de dispensadores de agua son alternativos. La primera fórmula, la de las fuentes que funcionan con conexión a la red de abasto, garantiza el flujo de agua todo tiempo, a la vez que garantiza la calidad del agua suministrada mediante un sistema de filtros que libra de impurezas, de contaminantes ocasionales e incluso corrige la química del agua suministrada.

Se trata, por lo tanto, de un tratamiento constante del agua que elimina, además, cualquier olor o sabor resultante de las caracteristicas físicas y químicas de las aguas de abasto general.

La segunda fórmula, la de los dispensadores de agua de manantial contenida en botellones, tiene otras ventajas importantes. Al ser dispensada a partir de botellones instalados en la parte superior de los equipos, el agua suministrada puede cambiar sus características en función del tipo de agua contenida en cada de botellón.

Por lo tanto, este tipo de dispensadores de agua pueden instalarse, por ejemplo, en centros médicos o guarderías, donde los usuarios requieran aguas con características determinadas, com aguas muy blandas que garanticen la salud de personas con problemas digestivos o que resulten adecuadas también para hidratar niños pequeños, cuyos sistemas digestivos todavía son inmaduros.

En ambos casos, tanto niños como personas enfermas, los colectivos se pueden beneficiar así de beber un agua a la carta, aunque estos son solo dos ejemplos comunes de un agua adaptada, y podría haber muchos otros.

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE