Filtro antical para la oficina o la vivienda: evita la cal para cuidar tus grifos y electrodomésticos

Agua


A pesar de que se utiliza como parte del tratamiento del agua para potabilizarla, la cal no tiene muy buena fama. Principalmente, porque deja un residuo en las tuberías, los grifos y los electrodomésticos. Este residuo termina por malograr lavadoras, lavavajillas y cafeteras. Por eso, muchas veces se opta por colocar un filtro antical. En este artículo repasamos cómo funcionan.

Haz click y descarga el ebook gratis "Ejercicios en la oficina"

Filtro antical: para qué sirve

Un filtro antical suele colocarse en la entrada de la toma de agua de la vivienda u oficina, pero también puede instalarse en la toma de cada electrodoméstico concreto. Colocar un sistema antical tiene como resultado un agua menos dura, menos agresiva con la piel y con los electrodomésticos.

Por ejemplo, si se instala un filtro antical en el lavavajillas, se evita que la cal se incruste y termine corroyendo la máquina. De este modo, se alarga la vida del aparato y se evita tener que usar sal para lavavajillas.

La cal, ventajas y desventajas

Esa sustancia blanquecina incrustada en los grifos que llamamos cal es totalmente natural y se compone de calcio y magnesio. Está presente en toda el agua dulce. Su concentración varía según la dureza del agua. Recuerda que el agua es más o menos dura dependiendo de su mineralización.

Por lo tanto, todas las rocas, sedimentos, arenas… por las que ha pasado el agua hasta llegar a tu vaso aportan cal entre otras sustancias. Por tanto, la cal no solo está presente en el agua del grifo, sino que también en la embotellada que proviene de manantial (agua mineral).

Enemiga número uno de tus lavavajillas y vasos, la cal del agua del grifo tiene dos caras:

  • Por un lado, es necesaria para tratar el agua y hacerla potable. Además, puede contribuir a nuestra salud, ya que aporta calcio a nuestro organismo.

  • Por el otro, la cal puede dañar la vajilla, obstruir las cañerías y las tuberías de algunos electrodomésticos; e incluso puede ser agresiva para la piel, provocar picores y resecar la dermis. Además, un agua excesivamente dura puede debilitar el cabello y hacer que pierda brillo.

Por lo tanto, como para otras tantas cosas, lo mejor es buscar un punto intermedio, aprovechar las ventajas de esta sustancia y rechazar las desventajas.

Filtro antical en casa y oficina

Una buena forma de reducir la cantidad de cal del agua de red que bebes es utilizar un filtro antical. El concepto en sí mismo es bastante amplio. Podemos referirnos a un filtro antical para un aparato concreto, por ejemplo la cafetera de la oficina. Pero también podemos estar hablando de un descalcificador doméstico electrónico que quita la cal de toda la red de tuberías de la vivienda y te permite beber agua descalcificada al tiempo que protege los electrodomésticos y las tuberías de corrosión e incrustación.

Cómo funciona un filtro antical

Por lo general, cuando hablamos de filtros antical nos referimos a los dispositivos que inhiben el poder incrustante de la cal. El resultado es un agua más blanda.

Un filtro antical suele contener silicofosfatos. Estos minerales se parecen a la sal que se utiliza en el lavavajillas. De este modo, cuando el agua pasa por el filtro las bolitas de silicofosfatos se mezclan con el agua dura y evitan que la cal se incruste. No elimina la cal, solo evita que se incruste generando campos magnéticos.

Si lo que buscas es obtener agua descalcificada para beber, lo más recomendable es instalar una fuente conectada a la red y un filtro antical en la entrada de la toma de agua de la casa u oficina. Te aseguras de obtener agua blanda para beber y evitas que la cal se incruste en las tuberías y dañe otros electrodomésticos.