Fuente de agua de oficina, hidratación a dos pasos, o menos

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Los trabajadores de un centro de trabajo, sobre todo los de oficinas de gran tamaño, pasan largas jornadas laborales delante de sus mesas de trabajo y, en ocasiones, según el tipo de tarea que realicen, apenas se mueven de sus mesas.

Este tipo de trabajo intelectual, que no es tan intenso como los trabajos que involucran más física, por supuesto, pero también genera un desgaste en el organismo. Hacer trabajar el cerebro de manera continuada e intensa y mantener la atención en muchas tareas al mismo tiempo supone un esfuerzo intelectual importante que incluye también una pérdida de agua que hay que tener en consideración.

El trabajo intelectual, por lo tanto, también produce una clara deshidratación, que hay que recuperar con el fin de no perder la capacidad de atención y razonamiento. Con la falta de agua, el pensamiento se ralentiza y la respuesta intelectual decae de forma progresiva, a medida que la pérdida de agua en el organismo se intensifica.

Para solventar los problemas derivados de la deshidratación, que están directamente relacionados con el rendimiento de los trabajadores y, por lo tanto, con la productividad de la empresa, muchos empresarios optan por la instalación de una fuente de agua en la oficina. Así, sus trabajadores puedan beber agua cuando y cuanta quieran. Se trata, por lo tanto, no solo de una forma de hidratar a la fuerza laboral, sino, como se ha citado anteriormente, de una manera de mejorar su salud y su bienestar, y, por supuesto, tambén su rendimiento.

En resumen, una fuente de agua para la oficina ayuda del mismo modo a mejorar la productividad, no solo porque con la hidratación mantienen su rendimiento al máximo, sino también porque los trabajadores no han de abandonar su puesto de trabajo para tomar agua, ya que la tienen al lado, de forma gratuita y a voluntad.

 

 

 

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE