Fuente de agua en la oficina para no perder el tiempo

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Una fuente de agua estratégicamente situada en el espacio más cercano de una oficina representa una oportunidad inmejorable para que los trabajadores adquieran el hábito de beber agua con regularidad y, a la vez, una forma de enseñarles a hidratarse, además, de una forma más sana y segura.

Las fuentes de agua de carácter corporativo, es decir, las que instala la empresa para sus empleados y clientes, ofrecen un agua gratuita, disponible y asequible, algo tan sencillo y a la vez tan esencial, que puede hacer que los trabajadores tomen más conciencia de los beneficios de tener una buena hidratación.

En ausencia de este tipo de fuentes, los trabajadores deben obtener agua por sus propios medios, trayéndola de casa a la oficina, o bien comprándola de forma individual (o colectiva, junto con otros trabajadores), en cuyo caso deben salir a la calle a buscarla y, por lo tanto, deben dedicar un tiempo extra a su necesidad de hidratación.

Se trata, por lo tanto, de una pérdida de tiempo que podría dedicarse a lo que más le interesa al empresario, es decir, a que el trabajador produzca, concentrándose de forma continuada a sus tareas laborales, sin tener que ocuparse de su hidratación, que puede cubrirse con gran facilidad con la instalación de una simple fuente de agua.

Este tipo de fuentes para oficina que se presentan en dos formatos básicos, uno que dispone de un botellón superior, de alrededor de 19 litros de agua mineral, y otro tipo que va conectado a la red de abastecimiento general y que purifica el agua mediante un sistema de ósmosis inversa.

En ese segundo caso, no solo se garantiza un caudal de agua constante y siempre disponible, sino que la cantidad corresponde al agua que pueda proveer el sistema de conducción pública.

tomar agua en la oficina

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE