Fuentes de agua fría en su justo diferencial térmico

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

fuentes de aguaLas fuentes de agua instaladas en los centros de trabajo ofrecen una ventaja muy apreciable sobre todo en los días de mucho calor, puesto que también pueden funcionar como sistemas de dispensación de agua refrigerada.

En las fuentes de agua fria, el agua se sirve a una temperatura sensiblemente baja, a ocho, diez o doce grados, en función de la regulación establecida en sus termostatos. Estas temperaturas bastan para crear una sensación de frescor que complemente el poder hidratante del agua mineral.

En el momento de beber agua fría se produce lo que se conoce como un choque térmico, un fenómeno que se deriva de la diferencia de temperatura entre la de ese tipo de fuentes de agua fria y la del cuerpo humano, que es de alrededor de 36 grados centígrados. Estos más de veinte grados de diferencia entre el agua procedente del exterior y el interior del cuerpo son los responsables de que se produzca este choque térmico.

Las fuentes de agua fria instaladas en el centro de trabajo ayudan a mejorar la percepción de la hidratación si, además, en verano, esta se puede beber a temperaturas moderadamente frías.

Para evitar los efectos del choque térmico, se recomienda no hacer descender la temperatura del agua de las fuentes por debajo de estos valores, para no dañar la mucosa del esófago, y con el fin de evitar que el efecto vasoconstrictor de la reacción del diferencial de temperatura sea todavía mayor.

Por esa razón, si usted tiene la posibilidad de variar la temperatura de cualquiera de los tipos de fuentes de agua fria pida que se la instalen alrededor de esos doce grados, que serán los justos para hidratarse, para ganar en frescor sin un efecto no deseable.

Por este motivo, hay que aplicar el diferencial térmico justo en los termostatos de estas máquinas de agua, con el fin de disfrutar de un agua moderadamente refrigerada en el centro de trabajo.

 

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE