Fuentes de agua fría, un mundo de propuestas técnicas a medida

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE


Una fuente de agua fría es el accesorio perfecto para la oficina porque, mediante un dispositivo discreto, que ocupa poco espacio, económico, práctico y sin apenas mantenimiento se puede lograr algo tan importante como mantener a los empleados correctamente hidratados en todo momento, lo que mejora la salud, el bienestar y el rendimiento de todos.

Instalar una fuente de agua fría en el lugar de trabajo permite una adecuada hidratación de los empleados, lo que les va a permitir rendir al máximo nivel durante toda la jornada laboral. Además, tomar un vaso de agua de calidad es una de las mejores formas de relajarse y socializar con el resto de compañeros.

 

 

Existen diversas soluciones de agua, pero una de las más utilizadas son las fuentes conectadas a la red pública porque son muy más prácticas, cómodas y económicas y ocupan poco más de un metro cuadrado.

Las distintas opciones de fuentes de agua fría

Actualmente, las fuentes de agua para oficina ofrecen una enorme variedad de dispositivos que difieren unos de otros en tamaños, acabados, potencias, funcionalidades y extras. Estas variaciones son las que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir la máquina de agua utilizada para hidratar un colectivo profesional o un público determinado.

Las fuentes de agua tienen una conexión a la red de agua pública, con una serie de filtros para asegurar un buen sabor y limpiar el agua de impurezas. De hecho, la característica más ventajosa de estas fuentes es que los filtros aseguran un sabor del agua excelente, muy parecido al del agua mineral. Además, dichos filtros evitan que se produzcan malos olores o problemas higiénicos y eliminan también el exceso de cloro o cualquier otro elemento perjudicial para la salud de los consumidores.

Normalmente, estas fuentes se instalan junto a la pared, aunque existen modelos muy reducidos que pueden colocarse de sobremesa.

 

Cómo elegir nuestra fuente de agua: los detalles técnicos

A la hora de escoger una fuente de agua para la oficina u otro lugar de trabajo es muy importante tener en cuenta determinados detalles técnicos, así como las aplicaciones que ofrecen:

  • Producción de agua. Según el rendimiento y tamaño, estas fuentes de agua pueden producir entre 15 y 25 litros por hora aproximadamente.
  • Material externo. La mayoría de fuentes son de acero inoxidable, pero también existen materiales cromados con opción de ofrecer superficies de color de pintura plastificada.
  • Accionamiento del paso del agua. Puede ser por pedal, por pulsador, por manilla o por llave rotatoria.
  • Método para refrigerar el agua. Todas funcionan con un sistema de serpentín. En unos casos, el serpentín presenta un refrigerante añadido para evitar la proliferación de microorganismos en caso de que, por cualquier motivo, el agua deje de circular.
  • Presión de trabajo. De unos 3 bares, que es la presión media con la que fusiona este tipo de fuente, tanto las de uso público como las de uso privado.

 

Otra cuestiones a tener en cuenta en la elección

Además de tener en cuenta los detalles técnicos anteriormente citados, para sacar el máximo provecho de la fuente de agua fría es importante que en su elección tengamos en cuenta otros aspectos:

  • Regulación de la temperatura. Es muy importante que la temperatura del agua procedente de la fuentes se pueda graduar a través de un termostato que permita obtener agua fría, a temperatura ambiente o caliente (para preparar café e infusiones). A cada persona le gusta el agua a una temperatura diferente, aunque lo recomendable es regularla entre 10 ó 12 grados, de esta forma se evita el temido choque térmico, que puede provocar molestias y hasta irritaciones de garganta.
  • Que pueda adaptarse a personas con minusvalía. Si se piensa que la fuente puede ser utilizada por alguna o varias personas con algún tipo de minusvalía, podemos plantearnos instalar una de sobremesa, para que todos puedan acceder sin ningún problema, eliminando el riesgo de caídas accidentales.
  • Máxima resistencia y seguridad. En el caso de que la fuente se vaya a colocar en una zona exterior, bajo las inclemencias del tiempo, o bien en algún lugar público, es recomendable elegir modelos que sean resistentes y seguros. Los hay incluso que incorporan sistemas que evitan actos vandálicos.
  • Cómodas. También debemos valorar que la fuente tenga, por ejemplo, la altura del surtidor que se pueda regular o algún tipo de bandejas (denominadas conchas inferiores) para que el agua no se acumule, creando problemas de higiene y estéticos.

Económicas y con escaso mantenimiento 

Otra gran ventaja de las fuentes de agua es que son económicas, puesto que el agua viene de la red publica. Además, rara vez se averían y su mantenimiento no es demasiado complicado. Eso sí, tanto el cambio de filtros, como la higiene interior y otras labores de mantenimiento de las fuentes deben llevarse a cabo por personal especializado.

 

Hidratación y productividad

Aunque a simple vista pueda no parecerlo, una cuestión tan simple como instalar una fuente de agua fría puede ayudar a mejorar la productividad de nuestra empresa y negocio. Diversos estudios han demostrado que una leve deshidratación, aunque sea mínima, comienza a tener consecuencias negativas sobre la concentración de las personas, incluso puede llegar producir ligeros malestares y dolores de cabeza.

Todo esto puede evitarse con una fuente de agua que permita estar siempre bien hidratado siempre y, de esta forma, tener un mayor bienestar y rendir al máximo,

Además, las fuentes de agua pueden ser utilizadas también por clientes y proveedores, mejorando así la imagen externa de la empresa.

 

[cta_generico id=14580]

Post relacionados:

 

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE