Fuentes de agua, ni una gota por perdida

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

El sistema antigoteo de las fuentes de agua de oficina es un elementos casi indispensable de los dispensadores de agua mineral, puesto que resultan muy útil aunque pase muy desapercibido cuando funcionan de forma correcta.

Sin embrago, si fallan, aunque no ocurre casi nunca dado que sus diseños ya prevén el posible desgaste y todas las condiciones de manipulación, su funcionalidad se hace más patente.

La llave de agua las fuentes de agua que se instalan en los centros de trabajo son en realidad una válvula que tiene dos posiciones, abierto y cerrado, lógicamente para abrir el paso del agua y para cerrarlo. Con esta válvula, se garantiza la estanqueidad y se evita el goteo de forma que si después de cada uso la llave se vuelve a la posición de cerrado, es decir, hacia arriba, no se producen pérdidas de caudal.

Estas conducciones confeccionadas en piezas de plástico de alta resistencia se ajustan con juntas de goma o de plástico que cierran las conducciones de forma hermética para que no pueda salir el agua. Las tomas de agua no funcionan con presiones de agua relevantes, por lo que el sistema no se somete a demasiada presión y puede funcionar con normalidad durante mucho tiempo sin desgastarse.

En definitiva, el botellón de agua se encuentra situado en la parte superior del dispensador y el agua cae por gravedad, casi sin ninguna fuerza, lo que permite que los cierres de los dispositivos no sufran, y no se desajusten con las aperturas y cierres, de forma que tienen una larga vida media.

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE