Galletas para el café: saborea el mundo con estas 7 versiones

Agua y Café


Las galletas para el café son una delicia que pocos paladares logran resistir. Hay tantas versiones de este bocado dulce que podríamos degustar una distinta cada día de la semana. Te invitamos a conocer qué variedades típicas acompañarán a tu bebida en algunas regiones del mundo, pero antes, descubre cómo nace este alimento.

Mucho antes de las galletas para el café: ¿cómo surge este agradable capricho?

Las galletas para el café no faltan en nuestros desayunos o sobremesas familiares. Pero probablemente muchas personas desconocen su origen. Según Wikipedia el término galleta procede del vocablo francés galette.

Parece ser que este tentempié surgió por la necesidad de disponer de alimentos nutritivos, que pudieran ser transportados y almacenados fácilmente, para los viajes marítimos.

En un principio eran muy diferentes a las actuales. Eran secas, duras y carecían de azúcar. Con frecuencia se elaboraban después del pan, cociéndose en el horno cuando este ya estaba enfriándose. Con el paso del tiempo mejoró su producción y se endulzó su masa.

Ebook gratuito: "Cómo mantener una dieta equilibrada comiendo de tupper"

7 exquisitas galletas para degustar con tu café, ¿las probamos?

Huevos, azúcar, sal, mantequilla, harina de trigo… ¿qué tienen en común? Son algunos de los ingredientes empleados para elaborar productos golosos que acompañen a nuestro café.

Francia destaca por ser la cuna de la pastelería. Sin embargo cada país tiene su particular versión de este delicioso comestible. ¿Qué tipo de dulce te gusta saborear junto a tu taza de café Eden favorita? Puede que tengas tu preferido pero esto no impide que pruebes alguna de las exquisitas variedades de cookies que te presentamos a continuación.

  • Biscotti o cantucci en Italia. Es una galleta de almendra, azúcar, harina y huevo típica de Prato, una localidad de la Toscana. Recibe su nombre por su forma de elaboración ya que se hornea dos veces (se retira la masa del horno, se corta y se introduce nuevamente). Es seca y crujiente.

  • Macarons en Francia. Son una colorida y crujiente muestra de la repostería gala. Llevan almendra molida, azúcar, azúcar glas y clara de huevo. En realidad son dos porciones con una capa ganache o crema entre ellas. Hoy en día su variedad de sabores es muy amplia.

  • Galletas de mantequilla en Dinamarca. Las butter cookies se elaboran con azúcar, harina y mantequilla. Son crujientes, se presentan en muy diversas formas, podemos encontrar redondas, cuadradas o incluso pretzels, y pueden ir cubiertas de azúcar. Si te gusta complementar tu café con un piscolabis dulzón de esta variedad, ahora también puedes degustarlas en tu lugar de trabajo. Las galletas Lavazza de Eden son la solución para disfrutar de tu rica bebida mientras te tomas un descanso.   

  • Vanillekipferl en Austria. Estas tradicionales pastas de vainilla tienen forma de media luna. De ahí reciben precisamente su nombre pues vanillekipferl, significa, “luna vainilla”. Se elaboran con azúcar, harina, mantequilla, yema de huevo y almendra tostada o rallada. Cuando están horneadas se espolvorean con azúcar glass.

  • Paprenjak en Croacia. Sus ingredientes y forma de decoración conceden a este dulce de un distintivo especial. Se prepara con huevos, mantequilla, miel, nueces, y, además, especias como pimienta, nuez moscada o canela. La masa se estampa con diferentes motivos y puede presentar diversas formas como estrellas o corazones.

  • Speculoos en Bélgica y Holanda. Su nombre deriva del speculaasplank, el molde que usan los pasteleros. Se elaboran con azúcar moreno, especias (canela, cardamomo, clavo, jengibre, nuez moscada y pimienta blanca) y mantequilla. Precisamente la mezcla y proporción de especias es la que dota de singularidad a este confite. La masa se suele dejar reposar durante la noche para que las especias actúen, después de usan moldes para darle una forma específica y se hornea. Si deseas aprender a elaborarlas en casa puedes seguir la receta de VisitFlanders.

  • Coyotas en Méjico. Son típicas del estado de Sonora y se diferencian de todas las anteriores por su tamaño, pues son mucho más grandes (de 10 a 15 cm). Se preparan con azúcar, harina de trigo, leche y manteca vegetal, y tradicionalmente presentaban un relleno de piloncillo.

Son solo siete variedades de postres dulces para tu café Eden que reflejan la gran riqueza gastronómica del mundo. ¿Con cuál de ellos te quedas? Si no te convence ninguno, prueba a cocinar tus propias galletas de espresso siguiendo nuestra sencilla receta. ¡Qué la disfrutes!