Juegos de cocina: diviértete con o sin hijos

"juegos-cocina"
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

“Con la comida no se juega” es una de las frases más escuchadas en los hogares. Sin embargo nuestra propuesta de hoy es crear momentos lúdicos en torno a la mesa. Vamos a mostrar algunos juegos de cocina para disfrutar con los más pequeños de la casa o amenizar las reuniones entre amigos.

 

Juegos de cocina: ocio en familia a través de los ingredientes

Para divertirse en familia no es necesario salir de casa. Hay actividades para niños sencillas que lograrán captar su atención. Por ejemplo, los juegos de cocina que explicamos a continuación, que ayudarán a los padres a estimular la incesante curiosidad de sus hijos.

  • Activa sus sentidos. El objetivo de este entretenimiento es adivinar, a partir de los ingredientes, la receta que se va a elaborar ese día. Vamos a poner a trabajar a todos los sentidos excepto a la vista, y, para ello, vendaremos los ojos a los niños. Colocaremos cada componente del plato en un recipiente individual (si se trata por ejemplo de arroz, legumbres o semillas como la quinoa), o los ofreceremos directamente tal cual a los niños (si se trata de fruta o verduras) para que los toquen, los huelan o los saboreen.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Recetas frescas de verano"

 

  • Prueba a engañarles cocinando trampantojos. El propósito es presentar un plato cuya apariencia confunda de tal forma al comensal, que no se espere el sabor que le deparará cada bocado. Este es uno de los juegos de comida con los que se puede emular a los grandes chefs de la gastronomía española. Como ejemplo podemos nombrar el ajo de Diego Guerrero del restaurante Dstage que en realidad es un postre o el puro con mojito de Jordi Roca de El Celler de Can Roca que también es un dulce. Un trampantojo también puede ayudar a que los más peques prueben esos platos menos apetecibles a su paladar como suelen ser las verduras o los pescados: si no les gusta la fruta se pueden presentar las manzanas y las peras como si fueran patatas fritas, y si les chifla la pasta se pueden hacer unos espaguetis de calabacín.

Estos juegos de cocina son una buena oportunidad para pasar ratos amenos con los hijos, interactuando con ellos y escuchándoles.

 

Juegos de cocina: veladas entre amigos para desconectar de la rutina

El día a día puede llegar a resultar muy estresante. Nuestra mente necesita poder olvidarse por completo de los quehaceres y preocupaciones durante el tiempo libre. Una fórmula a nuestro alcance es incorporar juegos de cocina a las reuniones entre amigos.

  • Dulce y picante. Unas piezas de fruta y algo de chocolate fundido serán suficientes para poner en marcha esta distracción. Elegiremos las frutas que más nos gusten, las pelaremos y las cortaremos. Aquellas que por su tamaño, como las fresas o las uvas, no sean excesivamente grandes, se pueden dejar tal cual. Fundiremos chocolate en el microondas e iremos mojando cada pieza de fruta. Hecho esto, las introduciremos unos minutos en el frigorífico. El truco para sorprender a los invitados está en cambiar el chocolate normal por chocolate amargo mezclado con algo de pimienta en algunas de estas piezas de frutas. Gana aquel comensal que sea capaz de ocultar que su postre, en realidad, es picante.
  • Degustar nuevos ingredientes. En nuestra gastronomía las recetas con insectos no son habituales. Pero hay otras regiones donde su consumo complementa a la dieta. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura señala que, entre otras ventajas nutricionales, los insectos aportan proteínas y son ricos en fibra. Hoy en día ya es posible encontrar tiendas especializadas en este tipo de productos o comprar comestibles entre cuyos integrantes encontremos por ejemplo grillos o gusanos búfalos deshidratados. La idea de este juego es dar a probar estos originales productos o incorporar los insectos dentro de nuestras recetas tradicionales. Cada comensal tendrá que saborearlos y adivinar de qué insecto se trata.

 

El ambiente idóneo para nuestros planes con niños o con amigos puede ser el propio hogar. Solo se necesita algo de imaginación y buscar alternativas tan atractivas como las que planteamos hoy.

 

Post relacionados:

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE