Máquinas de café americano vs. Máquinas automáticas

máquinas de café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

Hay dos cosas que no pueden faltar nunca en el equipamiento de una oficina. Una de ellas es una fuente de agua fresca y limpia, por supuesto. La otra son las máquinas de café, sin las cuales más de uno no puede pasar para hacer su trabajo.

Ahora bien, como no todas las máquinas son iguales, veamos frente a frente las dos máquinas de café más habituales. Comparando tanto las prestaciones como otros factores para elegir la que más interesa.

 

Qué ventajas tienen las máquinas de café americano

Las máquinas americanas, también denominadas de filtro porque para preparar el café se necesita un filtro de gran tamaño, bien de papel o permanente, funcionan por un sistema de infusión. El agua caliente pasa a través del café molido, tardando un tiempo mayor o menor en salir dependiendo de cómo esté molido y la salida de la propia máquina. Lo normal es que en la base haya una placa caliente, que mantiene el café mientras está encendida la cafetera.

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Agua, bienestar y salud"

 

La ventaja más significativa que tienen estas es que se puede preparar café para varias personas a la vez. Lo normal es entre 8 y 10 tazas, aunque hay modelos capaces de hacer hasta 15 tazas o más.

 

Máquinas de café automáticas: dos tipos a escoger

En el apartado de máquinas automáticas podemos distinguir dos tipos. Por un lado las máquinas de Espresso, que son muy parecidas a las que se ven en las cafeterías, salvo por el hecho de que estas son mucho más pequeñas.

El otro tipo de máquinas son las máquinas de café en cápsulas. Estas tienen la ventaja de que a veces además de café se pueden preparar otras bebidas, como chocolate, infusiones, etc.

El punto más a favor de estas máquinas es la velocidad de servicio. Mientras que una cafetera americana puede tardar 10 minutos o más en llenar la jarra, las máquinas automáticas tardan alrededor de medio minuto en hacerlo. Eso sí, en este caso como máximo se obtendrán dos tazas. Aunque si lo comparamos con las americanas, podríamos llegar a hacer más de 15 tazas en el mismo tiempo.

Otra ventaja, especialmente en el caso de las máquinas de cápsulas, es que estas mantienen en perfectas condiciones de frescura el contenido. El café molido se oxida muy deprisa, lo cual exige tener que consumir en poco tiempo un paquete cuando se abre.

 

¿Qué elección tomar?

La elección depende en buena medida del gusto, además de la cantidad de café que se tome en la oficina. Si te gusta al café suave y claro, la americana es la adecuada, mientras que si prefieres un café con más cuerpo, crema y lo más parecido posible al que nos sirven en las cafeterías de los alrededores, lo mejor es una máquina automática.

De lo que no hay duda es de que no puedes pasar el día sin disfrutar de un buen café. En Eden tenemos una selección de máquinas para que elijas. Ademas de una oferta muy interesante si lo combinas con nuestro servicio de agua mineral.

 

Posts relacionados:

 

 

Agua y Café
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE