Menú niños: ¿han de ser diferentes a los de los adultos?

menu niños
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La etapa más importante del desarrollo físico y psíquico es la infancia, si a esto le sumamos que es en en los primeros años de la vida de una persona cuando se consolidan los hábitos alimentarios, que muchas veces se mantendrán durante toda la vida, llegamos a una conclusión: la planificación del menú de los niños es una cuestión importantísima.

 

La pirámide nutricional: la mejor guía para los padres

A la horade planificar el menú de los niños, debemos guiarnos por la pirámide de la alimentación infantil, que se trata básicamente de una adaptación a las especiales necesidades de los más pequeños de la pirámide de los adultos.

 

 

El funcionamiento de dicha pirámide no es complicado: en la base se encuentran los alimentos que se deben tomar a diario, mientras que en el vértice estarían aquellos que solamente deberíamos comer de una forma ocasional.

Los puntos claves de la pirámide de la alimentación son:

  • En la base de la pirámide se encontrarían los hidratos de carbono (pan, pastas, arroz, cereales, patatas…). De estos alimentos deberíamos comer entre 4 y 6 raciones diarias, sin que existan diferencias significativas entre adultos y niños.
  • En el segundo nivel se encontrarían las frutas y las verduras. Lo recomendable es que todos tomemos unas 2-3 raciones diarias. Son unos alimentos especialmente importantes en los niños, por estar en pleno desarrollo y ser unos alimentos más saludables.
  • En el tercer nivel se encontrarían las proteínas: carne, pescado, huevos y legumbres. Se recomiendan unas 3-4 raciones semanales.
  • En el vértice se encontrarían esos alimentos que, a pesar de ser del gusto de los niños, solamente hay que comer de forma ocasional, como los dulces o los embutidos.

 

Ejemplo de un menú equilibrado para un niño a partir de 3-4 años   

  • Desayuno: un vaso de leche, un yogur, un poco de queso, una tostada de pan con aceite
  • A media mañana: una pieza de fruta o un zumo natural
  • Almuerzo: arroz o pasta de primer plato y un bistec o pescado de segundo, acompañado de algunas verduras crudas o cocinadas.
  • Merienda: algún lácteo y un bocadillo
  • Cena: algo ligero de primero: sopa, puré, crema y, en función de lo que se haya comido durante el día, verduras o proteínas.

Como se puede observar, salvo en niños muy pequeños (hasta un año), que se alimentan casi exclusivamente de lácteos, no existen grandes diferencias entre los menús de niños y de adultos.

Para comer equilibrado, todos debemos seguir las mismas pautas, aunque obviamente adaptadas en cantidad y forma de cocinarlas a nuestras características y gustos personales.

Otra cuestión importante es tratar de presentar la comida de los niños de una forma divertida, sobre todo aquellos alimentos que les gustan menos. Los niños, por lo general, son reacios a los sabores y texturas nuevos, por lo que hay que tener mucha paciencia.

 

Post relacionados:

 

Bienestar en el hogar
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE