La planta de café: características y curiosidades

Café

¿Te has parado a pensar si sabes algo sobre la planta de café? Tal vez te sorprenda saber que es en realidad un arbusto y que se conoce por el nombre de cafeto. Se trata de una de las plantas más cultivadas en el mundo; precisamente, por ser la productora de esas semillas tan preciadas con las que cada mañana te pones en marcha. Si quieres saber las características y curiosidades de la planta de café, este artículo te interesa.

Haz click y descarga el ebook gratis "Recetas frescas y sanas"

La planta de café: características

El cafeto es un arbusto siempre verde que en estado salvaje puede alcanzar los 10 metros de altura. Sin embargo, en las plantaciones de café, los arbustos suelen rondar los 3 metros de alto.

La planta de café florece entre el tercer y cuarto año de edad. Sus flores blancas y muy perfumadas recuerdan al jazmín. En la variedad Coffea arabica estas flores son capaces de autofertilizarse; en el caso de la variedad Coffea robusta necesitan la acción de los insectos polinizadores. Las dos variedades mencionadas constituyen los dos tipos principales de planta de café natural. 

Unas 15 semanas después de la floración, el fruto del café está completamente desarrollado. Se trata de un fruto redondeado, pequeño y de color rojo, pulposo que guarda en su interior la preciada semilla.

¿De dónde proviene la planta del café?

A pesar de que los más famosos cafetales del mundo se encuentran en Asia y América, la planta de café proviene del centro de África. Es, de hecho, una planta tropical que necesita unas condiciones muy concretas de temperatura y humedad para crecer. Esta característica hace, además, que no tenga una época de floración concreta, sino que florece varias veces a lo largo del año si las condiciones climáticas son favorables.

La variedad Coffea arabica es la planta de café que proviene de zonas montañosas de Angola y Etiopía. De hecho, la región etíope de Kaffa es la que da nombre a la planta. Algunas investigaciones sobre el café sugieren que Yemen también podría ser el lugar originario de esta planta.

¿Sabías que el café se convirtió en una bebida popular en el siglo XII? Es probable que su difusión como bebida estimulante haya tenido mucho éxito en sus lugares de origen, si se tiene en cuenta que el alcohol era una bebida prohibida por el islam. Al parecer, durante mucho tiempo se mantuvo su cultivo en secreto y no fue hasta el siglo XVI cuando se hizo la primera descripción botánica de la planta.

Un siglo después, el café empezó a cultivarse en la India. Más tarde, los colonos europeos extendieron su cultivo en América. Por eso, algunos de los mayores productores de café en la actualidad se encuentran en este continente: Brasil, Colombia, Honduras, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, México y Perú.

Curiosidades sobre la planta del café

Después de repasar las características de la planta del café y sus orígenes, recopilamos algunos datos curiosos sobre el arbusto y su fruto: 

  • En realidad, el grano de café no es un grano como tal, sino que se trata de la semilla del fruto, esas pequeñas bayas rojas de las que ya hemos hablado. En algunos lugares, a estos frutos los llaman «cerezas del café». 

  • Cada uno de los frutos de café guarda en su interior dos semillas, resguardadas por una pulpa membranosa que recuerda a la textura del cartón. ¿Sabías que algunas de las especies de café producen frutos con una sola semilla? Este tipo de variedad se conoce como café perlado.

  • Un cafeto puede producir café durante 20 años. Cada planta de café puede alcanzar una producción media de 450 g al año.

  • La variedad arábiga parece ser la primera especie de café que se cultivó en el mundo. Esta misma variedad la puedes plantar en tu jardín, pues al ser de hoja perenne siempre está verde y resulta muy decorativa. Eso sí tendrás que emplearte a fondo en proporcionarle las condiciones de temperatura y humedad que la planta necesita. 

¿Conocías todos estos datos sobre la planta de café? Hay bastantes más datos curiosos sobre esta sorprendente planta; pero los dejaremos para otro artículo y otra taza de café Edén, la mejor compañía para leerlos.