Preparar comidas sanas y baratas es posible

comidas sanas y baratas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

La creencia, por cierto bastante generalizada, de que comer sano es más caro que hacerlo deficientemente, es incierta. También se puede comer sano y económico, pero para ello debemos emplear una estrategia que mire al pasado, puesto que de lo que se trata es de usar los mismos trucos de nuestras madres y abuelas.

 

Las claves para que comer sano sin arruinarnos

Agudizar el ingenio, utilizar ingredientes de temporada, tener un poco de picardía mezclado con una pizca de creatividad y, sobre todo, tener una mente abierta y flexible para, cuando sea posible, cambiar los ingredientes propuestos en una receta por unos similares pero más baratos.  Esta combinación de aptitudes puede llevarnos a ahorrar mucho dinero en nuestros menús diarios.

Obviamente, también hay que saber comprar  y, en base a la búsqueda y la comparación, encontrar la mejor combinación calidad-precio en nuestros productos de alimentación.

 

 

Pero lo más importante, la clave definitiva para cocinar sano y barato es recuperar la comida casera tradicional. La comparación entre comida casera y preparada es clarísimamente favorable a la primera, es decir, la elaborada por nosotros mismos por los siguientes motivos:

  • Desde el punto de vista económico, la comida comprada sale más cara.
  • Lo que cocinamos nosotros es mucho más nutritivo, ya que se mantienen casi intactos la cantidad y calidad de los nutrientes, vitaminas y otros elementos presentes en los distintos alimentos e ingredientes.
  • Es evidente que la comida casera es más sana, ya que tiene una cantidad mucho menor de grasas saturadas, calorías y otros elementos que, tomados en exceso, pueden ser nocivos como el potasio.
  • Los alimentos preparados contienen elementos no naturales para su conservación, como conservantes, colorantes y otros aditivos, los cuales pueden llegar a ser nocivos para nuestra salud.
  • Además, la comida elaborada en casa es mucho más sabrosa.

 

Algunos trucos adicionales para ahorrar comiendo sano son:

  • Procurar comprar la cantidad justa para no desperdiciar comida.
  • Escoger bien los ingredientes, que sean de proximidad y de temporada
  • Utilizar más legumbres y cereales, ganará nuestro bolsillo y ganaremos en salud.
  • Usar las sobras para elaborar otros platos.

 

En ese artículo hemos tratado de demostrar que se puede comer bien sin gastar demasiado dinero. Es más, utilizando la estrategia adecuada, volviendo a las recetas de antaño y priorizando los productos de temporada seguro que, al final de mes, notamos un considerable ahorro.

 

Post relacionados:

 

SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE