Recetas con verduras: la importancia de los vegetales

"recetas-con-verduras"
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE

A pesar de lo saludables que son los vegetales, las recetas con verduras suelen encontrarse entre las más desdeñadas del menú diario. 

Para cambiar esta dinámica negativa es básico comprender por qué son primordiales para una buena salud y animarse a elaborar sencillos platos con verduras.

 

Recetas con verduras: ¿por qué es importante este ingrediente?

Comer de forma variada y equilibrada es garantizar una vida con mayor bienestar y salud. Los alimentos proporcionan nutrientes y energía al cuerpo. Y cada nutriente cumple una función.

Las verduras, frutas y hortalizas, se encargan de mantener el buen funcionamiento del organismo, porque son alimentos con alto contenido en minerales y vitaminas

 

Haz click aquí y descarga el ebook gratuito: "Recetas frescas de verano"

 

Y precisamente como aportan minerales y vitaminas, además de fibra y agua, se deben consumir diariamente.

Además, las verduras y frutas:

  • Contienen antioxidantes naturales
  • Regulan la función intestinal
  • Ayudan al equilibrio de los líquidos del organismo
  • Contribuyen a suprimir los residuos a través de la orina
  • Favorecen la eliminación del exceso de líquidos

 

4 ideas para elaborar recetas con verduras apetecibles

Se recomienda el consumo de 5 raciones de verdura y fruta al día, por lo que las recetas con verduras deberían ser un fijo en el menú diario. Las siguientes sugerencias, al contribuir a que los comensales vean las verduras y hortalizas con otros ojos, pueden hacerlo factible.

  1. Hacer una presentación poco convencional de los platos con vegetales. Al pensar en verduras instintivamente la mente se imagina una cuchara junto a un plato hondo. Es posible cambiar esta percepción clásica mediante una presentación algo diferente que invite al paladar del comensal a querer degustar el plato. Una idea es emplear los vasos de chupitos o copas de postre para servir un caldo o una crema ligera de verduras.
  2. Elaborar propuestas culinarias para degustar en dos o tres bocados. Ejemplo de ello serían las brochetas vegetales. Se pueden elaborar en crudo o a la plancha, permiten múltiples combinaciones de ingredientes y son fáciles de consumir. Las alternativas de aliño, pudiéndose aderezar con aceites aromáticos o incluso con salsas a base de yogur, son una ventaja más. Otra opción para incitar a probar verduras sería elaborar unos pintxos vegetales alternando, por ejemplo, unas lonchas finas de pepino, con tomate y queso.  
  3. Convertir las verduras en bocados dulces. Hay recetas que inevitablemente se asocian con postres. Pero el resultado final será sorprendente si se incorpora como ingrediente estrella una verdura. Por ejemplo, un relleno de espinacas, ajo y frutos secos, cambiará por completo a las clásicas crêpes, y lo mismo sucederá con unas tartaletas al añadir espinacas y queso.
  4. Esconder el sabor de las verduras entre el resto de ingredientes. Quizás la idea más sencilla de llevar a cabo. Hay verduras como las alcachofas, los pimientos, las cebollas o incluso los tomates que se transformarán con rellenos a base de carnes o setas, y, su paso por el horno.

 

Practicar hábitos alimenticios saludables como incluir platos con verduras en el menú diario o tomar como postre una fruta de temporada contribuirá a vivir de forma más equilibrada.

 

Posts relacionados:

 

 

Alimentación y recetas
SHARE SHARE SHARE SHARE SHARE